Escasa cobertura a tres meses de iniciar la vacunación: Se han administrado la mitad de las dosis recibidas

Vacunación contra el COVID-19 en Guatemala.
Vacunación contra el COVID-19 en Guatemala.
Las preciadas dosis contra el Covid-19 para frenar la pandemia han llegado a Guatemala a cuenta gotas, lo que le impide al Gobierno del presidente Alejandro Giammattei anunciar una campaña masiva de inmunización. 
Publicidad

En el país 2 mil 535 personas han sido completamente vacunadas con el esquema de dos dosis contra el Coronavirus. Otras 349 mil 576 ya recibieron la primera dosis, según los datos registrados en el tablero electrónico del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS).

Las cifras reflejan el rezago del Plan Nacional de Vacunación proyectado para 11 millones de guatemaltecos, un 0.2% de la meta se ha alcanzado hasta ahora. La falta de vacunas, según las autoridades, responde a la desigualdad para tener acceso a ellas, pues otros países han reservado incluso millones de dosis a las farmacéuticas.

El mecanismo COVAX, creado por la OMS para beneficiar a los países con menos ingresos, intentó mediar y envió al país 403 mil 200 dosis. Una siguiente entrega está prevista para inicios de junio, son otras 320 mil vacunas, cifra con la que el país podrá superar el millón de dosis recibidas.

Los funcionarios de Salud y también el presidente Alejandro Giammattei reprocharon al mecanismo COVAX el atraso en las entregas. El proceso se hizo cada vez más lento, pero mientras se espera el ingreso de las dosis, el plan de inmunización, con los recursos ya obtenidos, se enfrenta a otros desafíos.

La tercera ola del Covid-19 sigue avanzado. El país alcanzó la cifra de 8 mil fallecidos este fin de semana y durante meses el promedio de casos activos está por encima de los 10 mil, lo que ha mantenido bajo una fuerte presión a los servicios de salud, ya de por sí bastantes débiles a causa de la constante falta de recursos desde antes de la pandemia.

Los cambios y aumento de cifras no es lo único que preocupa, pues aunque el país dispone de 708 mil 200 dosis, hasta este domingo se habían aplicado la mitad. El sistema de citas muestra deficiencias, en gran parte, según la misma ministra de Salud Amelia Flores, por la falta de registro para aplicar a la vacuna fuera de la capital.

“Tenemos una baja en la mayoría de los departamentos. Hay municipios que tienen registradas a pocas personas, algunas ya habían terminado, otras están utilizando estrategias diferentes para llegar a la población”, indicó la ministra de Salud, Amelia Flores, a comienzos de la semana recién pasada.

Dos días después anunció nuevos ajustes al plan de inmunización durante una citación con diputados.

Hasta este jueves, 151 mil 041 personas mayores de 65 años habían sido inmunizadas con la primera dosis, según datos proporcionados por el MSPAS. El pasado martes se habían inscrito 186 mil 707 personas, de las más de 600 mil que deben ser cubiertas en esta segunda fase.

La falta de recursos como conexión a internet o un teléfono celular, flotan a la realidad a la que se enfrenta el sistema de Salud. Algunos sectores hablan de acercar los servicios de salud a la población, mientras la cartera trabaja bajo sus propios mecanismos.

En el caso de la vacuna Sputnik las incógnitas siguen siendo las mismas, a falta de un cronograma se extiende la incertidumbre y se ahondan los cuestionamientos hechos por diputados sobre el contrato. Flores aseguró en entrevista con Emisoras Unidas que a partir de junio se espera que los envíos de las dosis rusas sean de mayor volumen.

El viernes pasado ingreso un segundo cargamento de 50 mil dosis de vacunas Sputnik, la cual utiliza dos componentes: azul para la primera dosis y rojo para la segunda; sin embargo, tanto el primero como el segundo envío son solo de la primera dosis.

Publicidad

-

LO MÁS LEÍDO