Bolsonaro pide evitar "histeria" pero admite gravedad de pandemia de coronavirus

El presidente brasileño finalmente empieza a mostrar preocupación ante la crisis sanitaria, después de haber dicho que el asunto estaba "sobredimensionado".

Por AFP

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reconoció este miércoles la "gravedad" de la pandemia de coronavirus, pero pidió evitar la "histeria" y adoptar medidas de prevención básicas para frenar el avance del virus, que ya contagió a dos de sus ministros y al presidente del Senado.

Por segundo día consecutivo se escucharon "cacerolazos" en varias ciudades, en protesta contra el presidente y su gestión de la crisis.

"Mi obligación es decir la verdad a la población brasileña, pero que la verdad no supere el límite del pánico", afirmó Bolsonaro en una conferencia de prensa, usando una mascarilla de protección.

"La verdad es esa, es una cuestión grave, pero no podemos entrar en el terreno de la histeria", insistió Bolsonaro, quien finalmente empieza a mostrar preocupación ante la crisis sanitaria, después de haber dicho que el asunto estaba "sobredimensionado".

El pasado domingo, Bolsonaro salió del Palacio de Planalto para saludar y estrechar la mano de varios de sus simpatizantes que participaban en una jornada de apoyo al gobierno, en medio de un llamado global a evitar aglomeraciones.

El segundo test de coronavirus al que se sometió el presidente dio negativo.

Dos ministros del presidente de Brasil dan positivo de coronavirus

Bolsonaro, que el sábado cumple 65 años, anunció la noche del martes que dio negativo en la segunda prueba de coronavirus a la que fue sometido.

Hasta el momento, el Ministerio de Salud confirmó cuatro muertos en Sao Paulo y 428 infectados en todo el país.

Sao Paulo y Río de Janeiro, los estados que concentran el mayor número de casos, decretaron esta semana el estado de emergencia y tomaron medidas como suspender las clases, restringir el funcionamiento de comercios y el cierre de atracciones turísticas, como el Cristo Redentor.

Cacerolazos

Mientras Bolsonaro pronunciaba uno de sus discursos en vivo en la televisión este miércoles, se escucharon cacerolazos y gritos de "¡Fuera Bolsonaro!" en diversos barrios de Río de Janeiro, Sao Paulo y otras ciudades.

En algunas localidades la protesta se mezclaba con gritos de apoyo al presidente.

"Tenemos días duros por delante. Pero serán menos difíciles si cada uno se preocupa por sí mismo, por sus familiares y amigos. Solamente así, siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias y las medidas básicas de higiene, podremos disminuir la curva de infección de modo que nuestros hospitales puedan atender con calidad a quienes lo necesiten", declaró Bolsonaro.

El gobierno decretó el estado de "calamidad pública" para poder aumentar el gasto público y reforzar la asistencia sanitaria, así como brindar auxilio económico a los sectores más vulnerables.

También ampliará sus programas de asistencia social y permitirá a las empresas recortar la jornada laboral y los salarios de sus empleados, entre otros mecanismos para mitigar los efectos sobre la economía.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo