La finca que alberga esperanza para sobrevivientes de la erupción

Hasta el momento son 361 personas, que conforman 111 familias, las que han sido trasladadas a Albergues Temporales Unifamiliares en la finca La Industria, Escuintla.

Por Álvaro Alay

La Finca la Industria, ubicada en Escuintla, ha sido un respiro para decenas de familias sobrevivientes de la erupción del volcán de Fuego, debido a que han dejado los espacios compartidos en escuelas e iglesias y ahora están instaladas en los Albergues Temporales Unifamiliares (Atus), a la espera de volver a trabajar para salir adelante después de casi 73 días de la tragedia.

Un grupo de personas recoge tablas que están apiladas en el ingreso de la finca, estás las utilizarán para fabricar alguna mesa o banco, el cual formará parte de su mobiliario, en el Atus de madera que mide 3 por 6 metros, el cual cuenta con tres ventanas echas del mismo material.

Domingo López Yapan descansa en una silla plástica. Mientras en otra silla reposa su pie derecho, el cual aún mantiene vendado debido a quemaduras que sufrió el pasado 3 de junio, cuando intentaba salir de su casa con sus tres nietas y su hija.

“Gracias a Dios y a los bomberos pudimos salir de la casa por una ventana”, comentó Domingo, quien a sus 78 años detalló la forma en cómo salió por una ventana de dos por dos metros.

Hace dos semanas que la familia López Yapan llegó a los Atus y don Domingo indica que están más cómodos debido a que cuentan con privacidad para sus nietas quienes son adolescentes. “Pasen mis hijas”, dice Domingo a sus nietas e hija, quienes fueron por el almuerzo.

Albergues Temporales Unifamiliares ATUS en finca La Industria Foto: Alejandro García

De vuelta al trabajo

Por dos meses Ignacio Oswaldo López Benítez estuvo albergado en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días; sin embargo, ayer les notificaron el traslado a los Atus.

“No nos quejamos de cómo estábamos allá, pero ahora acá podemos echar candado e ir a trabajar”, dijo don Ignacio, quien estaba junto con su esposa y dos hijos acomodando sus pertenencias.

Desde el día de la erupción don Ignacio dejó de trabajar debido a que tuvo a sus dos hijos en el hospital por quemaduras, y sumado a ello, tenía que permanecer en el albergue cuidando sus pertenencias, por lo que asegura que ahora se dedicará a buscar trabajo como albañil debido a que cuentan con mejores condiciones.

Albergues Temporales Unifamiliares ATUS en finca La Industria Foto: Alejandro García

Lilian Hernández también llegó junto con sus cinco hijos y su esposo a los Atus este miércoles. “Mi esposo ya está buscando trabajo, ahora se fue a ayudar a construir casitas porque así como algunas personas ayudaron a construir nuestra casa él quiere ayudar”, resaltó la sobreviviente.

Doña Lilian perdió a 47 familiares. Comentó que ella es familiar de doña Eufemia, quien continúa en la zona cero buscando los cuerpos de sus parientes.

“Hace falta que encuentren a mi abuelita Petrona Ixpatán”, mencionó mientras señalaba un cuadro que estaba colgado en el Atus, en donde se encuentra la fotografía de su abuela, quien resalta que en realidad fue su madre debido a que ella fue quien la crió.

Albergues Temporales Unifamiliares ATUS en finca La Industria Foto: Alejandro García

Juegos y pasatiempos

Mientras algunos niños juegan con agua y corretean por las calles empolvadas, los adolescentes andan en bicicleta y otros niños juegan en los columpios y subibaja que instalaron para que los más pequeños se entretengan en la finca La Industria.

Albergues Temporales Unifamiliares ATUS en finca La Industria Foto: Alejandro García

Mientras la temperatura supera los 30 grados centígrados, Minda Hernández, carga a su sobrino de dos años y le quita una playera para posteriormente colocarlo en una de las pilas comunitarias y bañarlo.

“Gracias a Dios acá estamos mejor, pero esperamos que nos den las viviendas dignas que dicen”, comentó la madre de familia, quien tiene dos semanas de haber llegado a los Atus.

Minda perdió a varios familiares. El 3 de junio, ella junto con su hijo de tres años, habían ido a visitar a su padre que reside en El Rodeo. “Mi esposo se quedó en la casa pero logró salir a tiempo, ahora está buscando trabajo”, señaló mientras le advertía a su hijo que el siguiente en bañarse sería él.

Autoridades tienen previsto la construcción de 250 módulos, cada uno cuenta con cuatro Albergues Temporales Unifamiliares que miden 3 por 6 metros. En este sentido se tiene capacidad para albergar a mil familias.

Hasta el momento se alberga a 361 personas, las cuales conforman a 111 familias; sin embargo, cada día se reciben a nuevas familias quienes reciben apoyo de los 13 albergues improvisados que se instalaron por la emergencia, quienes están a la espera que inicie la construcción de viviendas dignas que ofreció el Gobierno.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo