Obligaron a víctima a rogar por su vida

Gabriela Lucía Villacinda Montepeque imploró porque era madre.
Publicidad

Los detalles de la investigación por la muerte de la guatemalteca Gabriela Lucía Villacinda Montepeque señalan que fue obligada a implorar por su vida.

Junto con ella fue ultimada la colombiana María Carolina Laverde Sastoque. Ambas estaban la noche del 20 de octubre de 2017 en La Fonda del Che, ubicada en el bulevar San Cristóbal, en la zona 8 de Mixco.

El negocio está en la parte inferior de un inmueble, y en el segundo nivel se encuentra el Sport Bar La Caguama, donde ambas fueron atacadas a balazos.

Traición

En la Fonda también estaba Antonio de Jesús Jerez, alias “Tono”, y Jenifer Beatriz Pérez Mercado, “la China”. Él era amigo de Villacinda Montepeque, pero entre esta y Pérez no había una buena relación.

Las diferencias entre Pérez Mercado y Villacinda Montepeque se debían a que ella había defendido a Gloria Raquel González García, la esposa de Jerez. “Tono” y “la China” mantenían una relación extramarital.

González García y Pérez Mercado discutieron cuando se conocieron, y la única persona que intervino fue Villacinda Montepeque.

Cuando ocurrió el crimen, ya en La Caguama, “la China” se acercó a la víctima y le disparó con una pistola de Jerez. Después este la atacó y ella le dijo: “No me podés matar, yo tengo un hijo”.

“Usted le ordenó a sus guardaespaldas que pusieran de rodillas a Gabriela Villacinda”, Marlon Ordóñez, fiscal.

(Visited 192 times, 1 visits today)

Publicidad

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO