Instan a defender la riqueza del mangle en Guatemala

El ecosistema del manglar está distribuido en Guatemala en el litoral Pacífico y Caribe.

Por Juan Carlos Ramírez

El 26 de julio es el día Día internacional de conservación del ecosistema de manglares. En Guatemala, esa riqueza ocupa aproximadamente 25 mil 89 hectáreas.

Para su desarrollo y conservación es clave la interacción de factores biológicos, físicos, químicos y humanos, informó el secretario ejecutivo Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap), Elder Figueroa.

Los manglares son considerados los ecosistemas más productivos del mundo. Dan protección y protección a diferentes especies, que a la vez, proveen sustento a muchos guatemaltecos por medio de la pesca artesanal, indicó.

El mangle también es aprovechado para la construcción de techos y casas de viviendas de quienes viven en cercanías, pero para la naturaleza son barreras vivas contra el oleaje y fenómenos hidrometeorológicos, según Figueroa.

Su composición

El Conap calcula que el 80 por ciento del manglar en Guatemala está conformado por mangle colorado o rojo (Rhizophora mangle), el resto por mangle negro (Avicennia germinans), mangle blanco (Laguncularia racemosa) y con pequeños estratos de mangle botoncillo (Conocarpus erectus), especies que están categorizadas como especies protegidas en la Lista de Especies Amenazadas de Guatemala (LEA).

Se le encuentra en el caribe en:

  • Bocas del Polochic
  • Río Sarstún
  • Bahía de Santo Tomas
  • Punta de Manabique
  • Río Dulce

Mientras en el Pacífico en:

  • Manchón Guamuchal
  • Reserva Natural de usos Múltiples Monterrico
  • Parque Nacional Sipacate-Naranjo
  • Hawaii
  • Las Lisas
  • La Barrona

Las amenazas y acciones

El Conap implementa acciones para conservar los bosques de mangle, como, por ejemplo: Uso de manera sostenible, recuperación y restauración. Para eso, involucra a los gobiernos locales, a la iniciativa privada, diversas instituciones y comunitarios. Lo que se pretende es evitar la tala y pesca ilegal en los manglares.

Conservar esa especie le garantiza la supervivencia a la vida silvestre que la habita, pero también a las personas que viven en cercanías, manteniendo un equilibrio entre el medio ambiente y el ser humano, comentó Figueroa.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo