Hiemann: “Suecia como país apoya a la CICIG y no es vinculante a que esté o no Kompass en Guatemala”

Entrevistadas en el programa A Primera Hora coincidieron en indicar que el embajador de Suecia, Anders Kompass, “nunca llamó corruptos a los guatemaltecos”.

Por Nancy Alvarez

La decisión del Gobierno de Guatemala de solicitar el cambio de los embajadores de Suecia, Anders Kompass; y de Venezuela, Elena Alicia Salcedo Poleo, fue analizado hoy en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas.

Como invitadas en cabina participaron Ilse Álvarez, ex viceministra de Gobernación; y Carla Caballeros, directora de la Cámara del Agro. Mientras que por la vía telefónica se conversó con la ex vicecanciller Anamaría Diéguez; y Heinz Hiemann, portavoz presidencial.

Álvarez y Caballeros criticaron la forma en la cual se está accionando de parte de la Cancillería guatemalteca, pues si bien podría tenerse una base legal para tomar decisiones de ese tipo, es cuestionable el momento en el cual se oficializan esas peticiones del cambio de diplomáticos, ya que la coyuntura nacional es difícil.

“En lo estrictamente jurídico tienen todo el amparo del derecho internacional, con base en la convención de Viena los Estados pueden tomar este tipo de decisiones sin ni siquiera tener que explicar al otro Estado por qué piden la salida de alguien que está al frente de su embajada”, aseguró Caballeros.

E hizo referencia a que en lo político hay que reconocer que las formas son muy importantes y no solo lo que dice lo jurídico.

Lee también: PDH califica de “insólita” la decisión de pedir el retiro del embajador de Suecia

Mientras que la ex viceministra aseguró que “no era el momento más propicio ni políticamente correcto de hacer esto. Guatemala dio su beneplácito para que Kompass fuera embajador, en este momento solicitar su salida es inadecuado, tomando en cuenta que el gobierno está en una crisis muy fuerte. En el momento actual se puede malinterpretar a nivel internacional en lucha abierta contra la impunidad”.

Añadió que Guatemala es la que pierde. “El punto álgido de la discusión es se está pidiendo que remuevan al representante de uno de los mayores donantes de la CICIG. Ya nos van a pedir visa para todos los países del mundo porque dirán que somos peligrosos. Van a empezar a haber alarmas internacionales. Esto lo que vino a hacer es engrosar el tema de crisis que ya existe”, señaló.

“Los que perdemos somos nosotros (los guatemaltecos), el presidente (Jimmy Morales) está generando una crisis mayor a nivel internacional con los donantes”, manifestó Álvarez.

En tanto, Diéguez se refirió a que esta situación de ambos embajadores causa un desconcierto en la comunidad internacional, principalmente en los países cooperantes con Guatemala, pues “esta medida definitivamente es desafortunada”.

“Suecia, España y Reino Unido forman parte del grupo G13, de países que cooperan no solo con CICIG, sino en muchos proyectos de desarrollo junto con otros organismos internacionales”, manifestó.

“Es prematuro dar una lectura a lo que ocurre, pero yo me aventuraría a decir que otros países que llevan la relación con Guatemala podrían poner las barbas en remojo”, aseguró.

 

¿Kompass incurrió en injerencia?

El argumento utilizaron por las autoridades guatemaltecas para buscar el retiro de los diplomáticos es que “en el desempeño de sus funciones han asumido actitudes que derivan en injerencia en asuntos internos del Estado de Guatemala, y no acorde a la Política Exterior del país”.

La canciller Sandra Jovel ofreció ayer una conferencia de prensa en la cual confirmó que se pidió cambiarlos. Al ser cuestionada por los periodistas, detalló que Kompass “llamó a la sociedad guatemalteca corrupta”.

Sin embargo, tanto Álvarez como Caballeros consideraron que el embajador, durante un acto de entrega de un donativo de 9 millones de dólares realizado en enero pasado, habló en su intervención de manera genérica, sin señalar de corruptos a los guatemaltecos.

“Fue un breve comentario que a mí como guatemalteca no me pareció ni agresivo ni falto de respeto, sino diciendo por qué estaba donando Suecia. Quien apoya financieramente tiene derecho de decir por qué hace el donativo y para qué se destina”, señaló la directora de la Cámara del Agro.

“Fue un comentario desafortunado, malinterpretado y que ahora sirve de base para hacer la petición de retirarlo. Kompass señaló que en cualquier sociedad política es necesario atacar la corrupción”, agregó.

De igual forma, indicó que hay que aclarar que no se está expulsando a la figura del embajador, sino que se está pidiendo el cambio de la persona que representa a ese Estado, pero no se está poniendo en riesgo la relación, pues se está hablando de personas.

En tanto, Álvarez consideró que en ese acto de donación, Kompass habló del problema que los guatemaltecos viven en general. Aseguró que con esta actuación de la Cancillería guatemalteca se podría entender “que vamos a remover a quienes apoyen la lucha contra la corrupción”, pues Suecia es uno de los mayores donadores para la CICIG.

Por su parte, el portavoz presidencial Heinz Hiemann aseguró: “Yo no puedo brindar declaraciones sobre lo que haya o no dicho un funcionario que no corresponde al gobierno de Guatemala, todo escuchamos lo que dijo acerca de que ante una sociedad corrupta se necesita una medicina fuerte y esa medicina era CICIG”.

Según dijo, la interpretación de esas palabras es decisión de cada persona, y Guatemala tomó el camino que consideró oportuno haciendo el llamado de atención sobre esa declaración al diplomático.

“Las decisiones que se tomaron respecto a solicitar el retiro del embajador no son vinculantes a las acciones que Suecia pueda estar realizando respecto al apoyo de la CICIG en Guatemala. Suecia como país está de buena fe apoyando a la CICIG con los recursos necesarios y no es vinculante a que esté o no Kompass en Guatemala”, afirmó el vocero.

Por su parte, la ex vicecanciller Anamaría Diéguez opinó que la presencia de Suecia no va a desaparecer. “Lo que puede pasar, y pasará, es que Kompass era embajador residente concurrente con el resto de Centroamérica, quiere decir que lleva las acciones políticas con esos países pero vive en Guatemala”.

En ese sentido, explicó que quizá se podrá ir a Honduras, El Salvador o Panamá, pero desde allá va a seguir llevando la relación con Guatemala.

Decisión sobre Venezuela

En el caso de la solicitud de que se retire la embajadora de Venezuela, Elena Alicia Salcedo Poleo, la ministra Jovel solo se limitó a indicar ayer que “ha cometido algunos tipos de injerencia”, sin ampliar detalles.

Por su parte, Caballeros dijo durante el programa que al parecer los argumentos van enfocadas en que la diplomática ha estado asesorando a grupos como el Comité de Desarrollo Campesino (Codeca), que según ella, han operado al margen de la ley en distintos hechos. “Me parece a mí que es una justificación aceptable, clara y acertada por parte de la Cancillería guatemalteca”, indicó.

Mientras que la ex viceministra de Gobernación manifestó que si supuestamente Venezuela apoyó a Codeca y se llevó a sus líderes a recibir capacitación no se sabe ni siquiera hace cuánto tiempo habría ocurrido.

“En la embajada de Venezuela, si una comitiva de cualquier organización llega no es ella (la embajadora) en lo personal quien autoriza. Ella traslada la solicitud y es su Gobierno quien lo autoriza”, detalló.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo