Salen a la luz detalles sobre la dura infancia de Georgina Rodríguez

Los primeros años de vida de la actual novia de Cristiano Ronaldo no fueron precisamente un cuento de hadas.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

Georgina Rodríguez es conocida en todo el mundo gracias a su relación con el futbolista del Real Madrid, Cristiano Ronaldo. Es modelo, tiene 23 años y, según rumores, se convertirá en la madre del cuarto hijo del astro portugués en los próximos meses.

Su carrera ha despegado a partir de su noviazgo con 'CR7', ocupando portadas de revistas y alcanzando el estatus de celebridad en las redes sociales.

Lee también: Cristiano pone fin a las especulaciones y da la gran noticia sobre su novia

Sin embargo, su vida no siempre fue el cuento de hadas que es ahora. Según información de El Mundo, la infancia de Georgina no fue una etapa fácil y estuvo marcada por una complicada situación económica y una familia quebrada.

Su padre, Jorge Eduardo Rodríguez Gorjón, llegó a España en 1984 desde la localidad argentina de Avellaneda. Recaló en el municipio oscense de Jaca y allí, gracias a su pasado como jugador de divisiones inferiores de Racing, se convirtió en entrenador del Jacetano. Allí trabajó durante una temporada y empezó a ser conocido con el apodo de 'Menotti', por su parecido con el otrora técnico de la selección argentina.

Tras casarse con la murciana Ana María Hernández dio a luz a Ivana María, hermana de Georgina, en la localidad gerudense de Palamós, pero luego de eso estuvo, según vecinos que hablaron para el medio, "un tiempo desaparecido". La ausencia de Jorge Eduardo generó todo tipo de especulaciones en el pueblo, aunque se sabe que en algún punto la pareja viajó a Argentina y fue allí donde nació Georgina, en 1994.

👧🏻🎂❤️ f e l i z

A post shared by Georgina Rodríguez (@georginagio) on

A su regreso a los Pirineos, el padre de la novia de Cristiano volvió otra temporada al Jacetano, aunque esta vez como asistente técnico. Tras dejar nuevamente al equipo, comenzó a trabajar en un restaurante llamado 'La Esquina', ubicado en la zona de bares de Jaca.

"El local lo tomó su mujer, pero nunca estaba por allí. Jorge era quien llevaba el negocio", señalaron los lugareños citados por El Mundo. La madre de Georgina, Ana María, no tenía ocupación conocida, por lo que las informaciones sobre ella son un tanto confusas, apunta el medio.

El negocio familiar, golpeado por la crisis, duró poco tiempo abierto. "Puede que no pasara del año… el matrimonio tampoco acabó muy bien", añadieron los allegados. También se reveló que la familia recibió varias notificaciones de embargo de vehículos y cuentas corrientes.

No se tiene más información al respecto, aunque se conoció que años después la pareja se separó y ambos retomaron su vida en Argentina e Italia, respectivamente.

Pese a las dificultades que atravesó su familia, los vecinos citados por el medio rescatan que Georgina siempre fue una niña "alegre" y "con ganas de salir adelante". Además, una de las cualidades que la caracterizaban entonces fue su discreción, misma que mantiene ahora y que utilizó para mantener oculta su relación con el astro merengue durante varios meses.

L o v e

A post shared by Georgina Rodríguez (@georginagio) on

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo