¿Cuánto dinero te daban para gastar?

¿Eras de los afortunados que recibían su “mesada” cuando aún no trabajabas? ¡Te sorprenderás de lo que antes se podía hacer con tan poco dinero!

Por Ivonne Gordillo
Foto: Shutter
¿Cuánto dinero te daban para gastar?

De un tiempo para acá todo ha cambiado en Guatemala en cuestiones relacionadas al dinero. Es muy diferente lo que ahora se paga por adquirir algo y lo que ocupaban nuestros abuelos, padres e incluso hermanos hace varios años atrás.

Dependiendo de la época y de los años en que nos tocó vivir la etapa de la niñez-adolescencia, así seguramente era la cantidad de dinero que nuestros padres nos daban para gastar al día, semana o mes.

“A principios de los años 80, cuando estudiaba en el colegio Belga, mi papá me daba 25 centavos al día. Con esto tenía para el pasaje de la camioneta ida y vuelta (10 centavos) y me quedaban 10 para mi refacción en el colegio. Por lo regular me alcanzaba para comprar una tostada con salsa, un helado y alguna bolsita de alguna golosina salada y gaseosa”, mencionó una fuente que prefirió permanecer en el anonimato.

“Si durante toda la semana ahorraba 5 centavos, para el viernes ya tenía 25; con eso me podía comprar una hamburguesa y una gaseosa”, mencionó.

“Los domingos iba al cine Olimpia, que tenía un costo de 25 centavos (eso incluía entrada y refacción en el intermedio de la película). Por lo regular habían dos funciones, pero uno siempre iba porque le interesaba más la segunda”, aseguró.

Años 90…

Ya durante los años 90 lo que nos daban para gastar, tomando en cuenta el bolsillo de cada persona, estaba entre Q25 y Q50 a la semana. Con eso se podía comprar algún producto en la tienda del colegio (gaseosa, pizza, dona o pan) o si no gastarlo el viernes con los amigos.

Juan Diego González, de 32 años, indicó que “yo estudié en el Liceo Guatemala. Como mi papá me iba a dejar y recoger al colegio, todo lo que me daba lo podía administrar como yo quería. Por lo regular eran Q20 diarios; la mayoría de veces los ahorraba, pues siempre llevaba la refacción que me preparaba Flora (empleada de su casa). Ya el fin de semana con los Q100 salía con mis amigos a jugar fútbol y en eso me los gastaba o si no los guardaba para la siguiente semana. Siempre tuve el hábito de ahorrar desde que era pequeño”, finalizó.

Lee también:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo