Estudian posible vínculo entre grave enfermedad infantil y el COVID-19

Varios países buscan una respuesta después de la aparición de un limitado número de casos coincidente con la epidemia.

¿El nuevo coronavirus (COVID-19) puede provocar en niños y adolescentes una grave enfermedad inflamatoria? Varios países buscan una respuesta después de la aparición de un limitado número de casos coincidente con la epidemia.

La alerta partió el pasado fin de semana del Servicio de Salud Pública de Inglaterra (NHS), con varios casos. Tuvo eco en otros países que habían detectado una situación similar: España, Francia, Estados Unidos y Bélgica, entre otros.

Se trata de niños o adolescentes que acuden al hospital con síntomas “digestivos, respiratorios o infecciosos“, además de “una afección cardíaca“, dijo el doctor Damien Bonnet, jefe del servicio de cardiología pediátrica del hospital infantil Necker de París.

Solo en algunos casos, estos jóvenes pacientes dieron positivo a la prueba diagnóstica de la COVID-19.

El conjunto de pediatras y medicos de cuidados intensivos (en Europa) trabajan juntos para determinar si es o no pertinente relacionar el COVID-19” con este cuadro clínico, declaró el miércoles el ministro francés de Sanidad, Olivier Véran, afirmando tomarse estos casos “muy en serio“.

Es algo que nos preocupa“, afirmó igualmente la víspera su homólogo británico, Matt Hancock.

[metroimage ids=”10-141304″ description=”” align=”center” imagesize=”large” design=”grid” link=”” target=”_self”]

Muy pocos” casos en España

En España, la Asociación de Pediatría remitió un comunicado interno a los profesionales para alertar de la aparición de este tipo de casos, si bien precisó que se describieron “muy pocos” en el país y recordó que en la mayoría de ocasiones los niños sufren formas leves del COVID-19.

En efecto, todos los estudios mostraron hasta ahora que los casos graves de Sars-CoV-2 entre los más pequeños son rarísimos.

Bonnet da cuenta de una veintena de niños admitidos en los hospitales parisinos con el cuadro clínico anteriormente descrito.

Según mis colegas, hay otros casos” en el país, agrega este médico, subrayando empero que el número es “limitado“.

El primero fue admitido en el hospital “hace tres semanas” y el ritmo de ingresos “se aceleró en los últimos 8 días“.

Una situación similar se da en Estados Unidos.

Vi a (jóvenes) pacientes así ayer y hoy, y mis colegas lo constatan desde hace dos o tres semanas“, explicó Sunil Sood, especialista en enfermedades infecciosas en el hospital infantil Cohen’s Children de Nueva York.

[metroimage ids=”10-139644″ description=”” align=”center” imagesize=”large” design=”grid” link=”” target=”_self”]

Evolución favorable

Según el doctor Bonnet, estos pacientes tienen entre “2 y 18 años“. En Estados Unidos, en cambio, se trata de “adolescentes” y el más joven tiene 13 años.

La “mayoría necesita medicamentos para apoyar el funcionamiento del corazón“, según el médico francés.

Los niños evolucionan casi todos de forma favorable, si bien al principio se hallan en una situación de reanimación“.

También en Estados Unidos todos los pacientes de los que el doctor Sood tuvo conocimiento mejoraron, si bien no todos salieron del hospital por ahora.

Algunos de los síntomas de estos niños se asemejan a los del síndrome del “shock toxico” y a la enfermedad infantil Kawasaki.

Este mal, raro, provoca una inflamación de los vasos sanguíneos (erupciones cutáneas, ganglios, conjuntivitis, problemas cardíacos en sus tipos más graves…). “Es como si los vasos sanguíneos estuvieran en llamas“, según Sood.

Pero también hay diferencias con el cuadro clínico detectado recientemente, según Bonnet.

La primera es la edad de los pacientes porque la enfermedad de Kawasaki “afecta primero a los menores de dos años, aunque puede darse hasta los 4 o 5 años. Aquí, vemos de todas las edades

[metroimage ids=”10-139090″ description=”” align=”center” imagesize=”large” design=”grid” link=”” target=”_self”]

¿Respuesta inflamatoria?

Si bien no todos estos pacientes dieron positivo al test de COVID-19 y por lo tanto es imposible certificar por ahora un vínculo, la emergencia de estos casos durante la epidemia llama la atención.

Bonnet destaca que si bien las causas de la enfermedad de Kawasaki son desconocidas, se sospecha que podría ser una “reacción inflamatoria desproporcionada a una infección banal“.

Sood baraja así la hipótesis de que “el nuevo coronavirus desencadene la misma respuesta inflamatoria que la que otros virus provocan en la enfermedad de Kawasaki“, según el doctor Sood.

En los adultos, los especialistas creen que las formas graves de COVID-19 están vinculadas con una respuesta inmunitaria excesiva causada por la propia enfermedad.

En todos los países concernidos, se llamó a informar de los casos de niños hospitalizados por una afección inflamatoria atípica para poder determinar si hay o no una correlación con el COVID-19.

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.