En pleno confinamiento por el coronavirus, nace hijo del primer ministro británico

La portavoz del primer ministro británico explicó que el bebé nació antes de lo esperado, pero que este goza de "buena salud".

En medio del confinamiento, y tras haber pasado dos semanas internado por coronavirus, el primer ministro británico, Boris Johnson, anunció el nacimiento de su sexto hijo, y el primero con su actual prometida, Carrie Symonds.

La portavoz de Johnson explicó que el bebé nació antes de lo esperado, pero que este goza de “buena salud“.

El pequeño nació “en un hospital de Londres esta mañana temprano” y está “muy bien“, al igual que su madre, creando sorpresa ya que el nacimiento no se esperaba tan pronto, señaló la vocera.

El primer ministro y la señorita Symonds quieren dar las gracias al fantástico equipo de la maternidad“.

Según medios británicos, el primer ministro estuvo presente en el parto.

[metroimage ids=”10-141618″ description=”” align=”center” imagesize=”large” design=”grid” link=”” target=”_self”]

Johnson, de 55 años, estuvo hospitalizado este mes, incluso pasando tres días en cuidados intensivos, tras contraer COVID-19. Su pareja, 23 años menor que él, también padeció la enfermedad en las últimas semanas de su embarazo, aunque pudo recuperarse en su casa.

La pareja había anunciado el 29 de febrero que esperaban un bebé “para principios de verano” y que iban a casarse próximamente.

Johnson tiene cuatro hijos de su segunda esposa, Marina Wheeler, una abogada de renombre con quien alcanzó recientemente un acuerdo de divorcio. Su hija mayor es cinco años más joven que Symonds.

El primer ministro tiene otra hija, fruto de una relación extramarital de 2009, y se niega a responder ante la reiterada pregunta de si tiene más vástagos.

Dos de sus predecesores en Downing Street, el conservador David Cameron y el laborista Tony Blair, fueron padres mientras dirigían el gobierno. Johnson debe, sin embargo, convertirse en el primero que se casa durante su mandato.

Alguna buena noticia

Inmediatamente llegaron los mensajes de felicitación: la primera ministra independentista escocesa, Nicola Sturgeon, celebró que haya “alguna buena noticia” en medio de la crisis.

Por su parte, David Cameron tuiteó en tono de broma que sentía “no haber dejado la cuna” en Downing Street.

“Sean cuales sean las diferencias que tenemos en esta casa, como seres humanos todos reconocemos la ansiedad que el primer ministro y Carrie deben haber pasado en estas últimas semanas. Realmente espero que esto les traiga un increíble alivio y alegría“, afirmó por su lado Keir Starmer, nuevo líder de la oposición laborista, en el parlamento.

Starmer debía enfrentarse a Johnson por primera vez en la sesión de preguntas semanales pero el primer ministro, que retomó las riendas del ejecutivo el lunes tras haber salido del hospital el 12 de abril, volvió a ser remplazado por el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab.

Este se defendió de nuevo de las críticas por la escasez de tests y de material de protección para el personal sanitario: el ejecutivo ha hecho “esfuerzos enormes“, afirmó en una cámara casi vacía, donde la mayoría de diputados intervienen por videoconferencia.

El Reino Unido, uno de los países europeos más afectados por la pandemia, contabiliza más de 21 mil muertes por COVID-19, pero se teme que dicha cifra sea mucho mayor.

El país está confinado desde el 23 de marzo, y permanecerá así al menos hasta el próximo 7 de mayo.

*Con información de AFP

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.