España y México responden a decisión de Bolivia de expulsar a diplomáticos

La relación de ambos países con el gobierno interino boliviano se ha tensado por esta situación.

Bolivia decidió este lunes expulsar a diplomáticos de México y España, tras el incidente provocado por personal español en la embajada mexicana, donde están asilados exministros del exmandatario Evo Morales.

La medida desencadenó una respuesta inmediata de ambos países.

Bolivia expulsa y declara non gratos a diplomáticos de México y España

Tras la expulsión de su embajadora María Teresa Mercado, México calificó la medida como una “decisión de carácter político” y denunció que su residencia sufre “hostigamiento” y reclamó su cese.

México señaló que “ha instruido a la embajadora Mercado a regresar a su país con el fin de resguardar su seguridad e integridad“, precisando que una sucesora asumirá temporalmente el puesto, y que las oficinas diplomáticas trabajarán con normalidad.

La semana pasada, la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador había abierto una posibilidad de diálogo con Bolivia, para tratar de resolver los incidentes, pero las iniciativas no pasaron de declaraciones bilaterales de buenas intenciones.

México expresó en varias ocasiones su temor de que el gobierno boliviano ingrese por la fuerza para detener a los antiguos funcionarios de Morales.

La residencia mexicana continuaba este lunes bajo una nutrida seguridad de la policía, que vigila a todo automotor que circula por el lugar, mientras que una veintena de activistas civiles también se instalaron para protestar de manera pacífica contra el gobierno extranjero.

La embajada incluso denunció el fin de semana ser observada por drones.

España habló de visita de cortesía

España, por su parte, respondió expulsando a tres diplomáticos bolivianos y también declarándolos “non gratos”.

Informó, además, que enviará a Bolivia una misión de investigación.

Bolivia denunció que la encargada de negocios y el cónsul español llegaron a la embajada de México, junto con personal “encapuchado y presuntamente armado” de seguridad, con el objetivo de evacuar al exministro Juan Ramón Quintana, brazo derecho de Morales desde que llegó al poder.

Madrid negó “rotundamente” que la visita haya sido para “facilitar la salida” de funcionarios y que se trató de una visita “exclusivamente de cortesía“.

En España también se maneja la hipótesis que el personal de seguridad sufrió una “encerrona” de vecinos que vigilan el lugar.

*Con información de AFP

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.