PDH verifica situación de pobladores de Cajolá que pernoctaron en zona 1

Se hizo una observación para constatar la atención de derechos humanos principalmente de niñas, niños y personas mayores que se encuentran en las afueras de Casa Presidencial desde ayer.

Por Nancy Alvarez

Pobladores del municipio de Cajóla, Quetzaltenango, pernoctaron en los alrededores de Casa Presidencial, en la zona 1 capitalina, como medida de presión para solicitarle a las autoridades que los atiendan.

Están exigiendo al Gobierno el cumplimiento de acuerdos alcanzados acerca de la compra de una finca por parte del Estado para proveerles tierras y que puedan cultivarlas.

Desde horas de la mañana del lunes 2 de diciembre acudieron al referido punto, en donde permanecieron el resto de la jornada y pretenden continuar hasta el miércoles, día en el que podrían ser atendidos por la Vicepresidencia.

Para poder pasar la noche, colocaron carpas improvisadas con nailon, cartón y sábanas para resguardarse de las bajas temperaturas que se presentan en esta época fría.

Esta no es la primera vez en la que los habitantes de Cajolá se instalan en el área, en agosto pasado estuvieron por dos semanas en ese punto hasta que alcanzaron acuerdos con el Ejecutivo para el otorgamiento de terrenos.

Sin embargo, aseguran que no se les ha dado cumplimiento a esos convenios, por lo que decidieron regresar a la capital en busca de respuestas.

Pobladores de Cajolá, Quetzaltenango, manifiestan en zona 1

Los manifestantes se encuentran en el perímetro de Casa Presidencial.

Condiciones “inhumanas”

Delegados de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) le dieron seguimiento a la situación de los manifestantes, por lo cual realizaron un control durante la noche del lunes.

“Se verificó la situación de derechos humanos de niñas, niños, mujeres, personas mayores y pobladores de Cajolá, Quetzaltenango, que se encuentran en las afueras de casa presidencial”, señaló un portavoz de la institución.

 

La diligencia estuvo a cargo de personal de turno de la PDH y de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia.

“Las condiciones en las que están durmiendo son completamente inhumanas, es a plena intemperie y la temperatura está bajando cada vez más”, resaltó un representante de la PDH.

Añadió que esto no puede ni debe ser permitido para ningún ser humano, por lo que se generarán las acciones pertinentes para resguardar la seguridad e integridad de los pobladores.

Se solicitará el apoyo de la Procuraduría General de la Nación e instituciones del Estado para proveer de las condiciones mínimas básicas para que pasen la noche de forma más digna y adecuada, dijo durante la verificación.

“Estaremos poniendo a los menores en resguardo en una instalación en donde tengan las condiciones adecuadas para que puedan pernoctar”, concluyó.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo