Muerte del hijo de Osama bin Laden, un gran golpe contra terrorismo

Medios estadounidenses afirmaban que Hamza bin Laden, hijo del extinto líder de Al Qaida, habría perdido la vida en una operación respaldada por Washington.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

El diario New York Times y la cadena NBC afirmaron el miércoles que Hamza bin Laden, hijo del fallecido Osama bin Laden, y considerado un "líder clave" de la organización yihadista Al Qaida, habría muerto en una operación militar.

Según el New York Times, que citó a dos funcionarios estadounidenses, Washington tuvo un rol en la operación que llevó a la muerte del joven de alrededor de 30 años de vida.

Por su parte, NBC, el primer medio en revelar la noticia, había asegurado que Washington disponía de informaciones de servicios de inteligencia que confirmaban el dato.

Hamza bin Laden era considerado el sucesor designado de Osama bin Laden, fundador de Al Qaida, red yihadista que perpetró los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Hamza bin Laden AFP

En febrero de este año, el Departamento de Estado estadounidense había ofrecido un millón de dólares por información sobre Hamza.

"Publicó mensajes de audio y de video para llamar a atacar a Estados Unidos y otros países, especialmente para vengar la muerte de su padre a manos de las fuerzas estadounidenses en Pakistán en mayo de 2011", dijo el Departamento de Estado.

Documentos requisados en Pakistán durante la operación que llevó a la muerte de Osama bin Laden, revelados por la CIA a fines de 2017, revelaron además un video de la boda de Hamza, aparentemente en Irán.

Su paradero, no obstante, nunca estuvo claro.

Se cree que estuvo bajo arresto domiciliario en Irán, pero informaciones sugieren que también pudo haber vivido en Afganistán, Pakistán y Siria.

Hamza bin Laden AFP

"Un gran golpe"

Rita Katz, director ejecutivo de SITE Intelligence Group, compañía especializada en seguimiento de grupos extremistas en Internet, opinó que Hamza bin Laden no fue atacado solo por ser el hijo de Osama.

"Era una de las voces más fuertes a la hora de pedir ataques en Occidente y de dar directrices. Con la ayuda de Al Qaida, se estaba posicionando para liderar el movimiento yihadista global", afirmó en Twitter.

"Se le consideraba como el futuro líder que reuniría la yihad global. Por tanto, si de verdad murió, sería un gran golpe contra el movimiento", explicó.

El dominio de Al Qaida dentro del yihadismo se ha ido reduciendo en la última década ante el crecimiento del grupo Estado Islámico, aunque han proliferado filiales suyas y organizaciones asociadas en Afganistán, Yemen y Siria.

*Con información de AFP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo