¿Qué esperar de la próxima cumbre Trump-Kim Jong-un?

Sería el segundo encuentro entre ambos mandatarios, quienes se encontraron por primera vez en junio para tratar el tema de la desnuclearización de la península coreana.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

Donald Trump y Kim Jong-un están muy cerca de verse nuevamente cara a cara, más de seis meses después de que lo hicieran por primera vez, en Singapur, ante la atenta mirada del mundo.

Estados Unidos espera que la segunda cumbre entre ambos mandatarios se celebre a comienzos de 2019, pese a que Corea del Norte ha advertido que la última tanda de sanciones impuestas por Washington podría "bloquear el camino hacia la desnuclearización" de la península.

"Seguimos trabajando para poner en marcha el compromiso del presidente Kim a favor de una desnuclearización", dijo el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, el pasado 20 de diciembre, entrevistado por la emisora KNSS Radio.

Las dos naciones, que a principios de 2018 comenzaron a acercar posturas tras un tenso y turbulento 2017, se encuentran en este momento en negociaciones sobre el "compromiso" de la desnuclearización, tratado durante la cumbre de junio entre Trump y Kim Jong-un.

"Seguiremos sosteniendo reuniones y esperamos que en el nuevo año el presidente Trump y el presidente Kim se encuentren, poco después del Año Nuevo, para hacer más progresos", aseguró Pompeo.

El funcionario estadounidense, quien ese año viajó hasta cuatro veces a territorio norcoreano, dijo que la situación ha mejorado "indudablemente" respecto a la tensión vivida en 2017, que incluso avivó los temores de una posible guerra nuclear.

"No se han probado más misiles, no se han hecho más pruebas nucleares. Estamos hoy en una mejor posición".

Donald Trump y Kim Jong-un Foto: AFP

¿Qué esperar?

De confirmarse un segundo encuentro, el tema principal de la agenda sería prácticamente el mismo que se trató durante la cumbre de Singapur: desnucleraización.

Trump habla con frecuencia del caso de las negociaciones con Corea del Norte, asegurando que se trata de una historia exitosa, mientras busca un acuerdo para que Pyongyang renuncie a sus armas nucleares.

Kim Jong-un y Donald Trump Kim Jong-un (izquierda) y Donald Trump. Foto: AFP

Los críticos del acercamiento destacan, no obstante, que Corea del Norte no ha hecho compromisos concretos y que difícilmente ponga fin a su programa de armas nucleares, que la dinastía Kim ha construido por décadas incluso en medio de una crisis social.

Pyongyang ya advirtió, además, que si Washington pensaba que la política de incremento de sanciones y presión forzaría al país asiático a abandonar su arsenal nuclear, "esto será un importante error de cálculo, y bloquerá el camino a la desnuclearización de la península coreana para siempre".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo