Analistas resaltan que Presupuesto 2019 fue aprobado con “bolsones de corrupción”

Por Nancy Alvarez

El Congreso de la República aprobó ayer con 116 votos a favor el Presupuesto de Ingresos y Egresos del Estado para el ejercicio fiscal 2019, que asciende a Q 87 mil 715 millones 064 mil.

Sobre qué representa lo aprobado y cómo están distribuidos los recursos, se conversó hoy en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas.

Como invitados en cabina participaron Ricardo Barrientos, ex viceministro de Finanzaz e investigador del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi); y Álvaro González Ricci, exdiputado que participó en la Comisión de Finanzas del Congreso.

El exlegislador detalló que aunque el presupuesto no es suficiente para las necesidades del país, es positivo que se haya aprobado, pues no era viable continuar con el de 2017, tal como se hizo este año porque el Legislativo no alcanzó consensos para su aprobación en noviembre pasado.

“Es bueno que haya habido un presupuesto, no podríamos seguir un tercer año sin tenerlo”, manifestó.

Sin embargo, destacó que este está financiado con deuda, no hubo mucha negociación para su aprobación y finalmente se le asignaron montos tremendos a ministerios que generalmente se han usado para temas electorales.

González consideró que hay un pacto en el Congreso, que se refleja en que para este presupuesto se está partiendo de lo que se quiere y no de lo que se tiene.

“Deberíamos de partir de cuál es la recaudación para saber cuál va a ser el monto del presupuesto. Aquí lo que se hace es una lista de Santa Claus en los ejercicios de Presupuesto Abierto y al final del día piden una cantidad más alta”, expresó el entrevistado.

En ese sentido, hizo un llamado al ministro de Finanzas, Víctor Martínez, para que haga su trabajo buscando el bien común y no obedezca intereses espurios.

Acerca de qué se espera para el país en 2019, y en el proceso electoral que está por llevarse a cabo, consideró que se verá más de lo mismo.

“Realmente como guatemaltecos veamos ahora sí por quién estamos votando, los currículum y trayectoria de los candidatos y no solo porque caen bien”, dijo sobre los comicios.

“Bolsones de corrupción”

Barrientos opinó que este es uno de los presupuestos más manoseados y alterados durante su proceso de aprobación. Recordó que desde principios de septiembre, cuando el Ejecutivo presentó la iniciativa de ley, el Icefi advirtió que había al menos 15 correcciones que hacerle a la propuesta original.

Luego, cuando ya se analizó por la Comisión de Finanzas del Congreso, se le añadieron alteraciones “perniciosas y dañinas”, ante lo cual el instituto consideró que la versión dictaminada era mucho peor que la versión original, agregó el investigador.

Además, señaló que desde la perspectiva de la operación política, lo que se vio con las enmiendas fue una “movida magistral”, en el sentido que se lograron reducir los bolsones de la corrupción para restituir los aportes extraordinarios al Ministerio Público, la Universidad de San Carlos de Guatemala y el Organismo Judicial. “Fue una negociación sucia”, dijo.

Dejando del lado la visión política y adentrándose en el campo de la ética, el investigador aseguró que este es un presupuesto para la corrupción, pues si bien es cierto que se redujeron esos bolsones, ahí quedaron plasmados.

“Es una suerte en donde todos salían ganando, incluyendo los corruptos, y entonces nos estamos perfilando como una sociedad que para andarle mendigando la restitución de los aportes extraordinarios a las instituciones les tenemos que tolerar sus cuotas de corrupción, entonces esa es una sociedad condenada al fracaso”, manifestó el ex viceministro.

Además, resaltó la necesidad de que la sociedad civil fiscalice el manejo de los recursos públicos y se redoblen esfuerzos por exigir una cabeza de la Contraloría comprometida con la probidad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo