Argentina aprueba austero presupuesto ajustado al pacto con el FMI

El Senado de Argentina aprobó este jueves el presupuesto para el próximo año, buscando lograr el equilibrio fiscal que le asegure al país el auxilio financiero del FMI.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

El respaldo político al plan de ajuste que impulsa el gobierno de Mauricio Macri se produce semanas antes de que Argentina albergue la cumbre de líderes del G20.

La votación fue de 45 senadores a favor, 24 en contra y una abstención, al cabo de más de 12 horas de debate, mientras en los alrededores decenas de manifestantes repudiaban los recortes en salud, educación, vivienda, obra pública, cultura y subsidios sociales.

Aunque la alianza oficialista Cambiemos no cuenta con mayoría en el Parlamento, el gobierno obtuvo el apoyo clave de un sector del Partido Justicialista.

El presupuesto “es de ajuste en el marco de una crisis que voló todo por el aire, votar en contra sería una muy mala señal a nivel internacional”, justificó Miguel Angel Pichetto, jefe del bloque justicialista.

La expresidenta Cristina Kirchner, actual senadora y una de las principales opositoras, sostuvo que el presupuesto para 2019 es “en realidad una planilla diseñada para cumplir con el déficit cero” al que se comprometió el gobierno ante el FMI.

No se sale de la recesión ajustando el gasto público, porque lo que vamos a hacer es profundizar el sufrimiento de la sociedad argentina”, aseveró Kirchner.

Cristina Kirchner Cristina Kirchner. Foto: AFP

Por su parte, el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, admitió que “esto nunca se había hecho en Argentina sin que caiga el gobierno, un ajuste fiscal de esta magnitud”. “Mas allá de recurrir a impuestos transitorios, no recurrimos a controles de capitales, cepos, confiscaciones ni represión financiera”.

Meta: el equilibrio fiscal

El presupuesto que regirá en 2019, último año de gobierno de Macri, contempla el recorte de gastos por unos 400 mil millones de pesos (unos 10 mil millones de dólares) respecto del año anterior.

Busca bajar a cero el déficit fiscal primario, que en 2017 cerró en 3.9 % del PIB y que para 2018 se proyectó en 2.7 %.

Para ello se reducirán gastos equivalentes a 1.5 % del Producto Interno Bruto y se aumentará la recaudación en cerca de 1.2 % del PIB.

Está en línea con el acuerdo alcanzado con el FMI a cambio de un auxilio de 56 mil millones de dólares.

Argentina acudió al FMI en medio de una corrida cambiaria que comenzó en abril depreció el peso 50 % a lo largo del año, con una inflación estimada por encima de 40 % para el cierre de 2018.

El FMI estima que la economía argentina se contraerá 1.6 % este año y 2.6 % en 2019.

*Con información de AFP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo