EE. UU. sanciona a asesores del príncipe saudita por el asesinato de Khashoggi

Washington impuso este jueves sanciones económicas a 17 ciudadanos sauditas presuntamente involucrados en el macabro crimen del periodista Jamal Khashoggi, entre los cuales destacan los principales asesores del príncipe Mohamed bin Salmán.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

Estados Unidos impuso las sanciones después de que, en Arabia Saudita, el fiscal general de ese país pidiera la pena de muerte para cinco funcionarios acusados de estar involucrados en el asesinato de Jamal Khashoggi.

El gobierno de Donald Trump, no obstante, eximió de culpa al príncipe heredero Mohamed bin Salmán, aunque penalizó a sus principales asesores: Saud al Qahtani y Maher Mutreb.

El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, dijo que los 17 funcionarios sauditas fueron sancionados por su participación en “el aborrecible asesinato” del periodista, cometido en el interior de la embajada saudita en Estambul, Turquía, el 2 de octubre.

Estas personas que atacaron y mataron brutalmente a un periodista que residía y trabajaba en Estados Unidos deben enfrentar consecuencias por sus acciones”, dijo Mnuchin en un comunicado.

La decisión de Washington tiene lugar en medio de la ira generalizada de los aliados de Arabia Saudita por este escabroso caso de asesinato.

Khashoggi, de 59 años, era un periodista saudí que escribía para The Washington Post y otros medios internacionales. Se había convertido en uno de los principales críticos del príncipe heredero, hijo del rey Salmán bin Abdulaziz.

Entre los sancionados también está Mohamed Alotaibi, quien era el cónsul general en Estambul cuando Khashoggi fue asesinado.

Según Mnuchin, Qahtani, mano derecha del príncipe, “fue parte de la planificación y ejecución de la operación” para matar al periodista.

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de Estados Unidos Steven Mnuchin. Foto: AFP

Estados Unidos, no obstante, no apuntó directamente al príncipe, a quien el gobierno saudita ha defendido insistiendo que no no ordenó el asesinato.

Las sanciones, enmarcadas en la Ley Magnitsky, congelan los activos que estos funcionarios tengan bajo jurisdicción de Estados Unidos, y prohíben a personas o empresas estadounidenses hacer negocios con ellos.

Más temprano, la oficina del fiscal general saudita anunció que 21 personas habían sido puestas bajo custodia por el caso, y que se habían presentado cargos contra 11 de ellos. Cinco pueden ser ejecutados por el asesinato, según el fiscal.

Mnuchin dijo que Washington seguiría exigiendo a Ríad que se haga justicia en el caso. “Estados Unidos continúa trabajando diligentemente para determinar todos los hechos y responsabilizará a cada uno de los que consideremos responsables (…) El gobierno de Arabia Saudita debe tomar las medidas adecuadas para poner fin a cualquier ataque a los disidentes políticos o periodistas”, afirmó.

*Con información de AFP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo