Antes de dispararse, reo fugado del Roosevelt le habría dicho a familiares que no quería regresar a la cárcel

El individuo fue rescatado por presuntos pandilleros en agosto de 2017 en un ataque armado en el hospital Roosevelt, que dejó siete personas muertas.

Por Álvaro Alay

Anderson Daniel Cabrera Cifuentes y/o Miguel Ángel García Estrada, alias “chatia” o “little boy”, supuesto integrante de la Mara Salvatrucha que estaba prófugo desde agosto de 2017, se quitó la vida este jueves para evitar ser recapturado.

El individuo fue rescatado por presuntos pandilleros el año pasado en un ataque armado en el hospital Roosevelt, el cual dejó como resultado siete personas fallecidas, 12 heridas y cinco capturadas.

Pablo Castillo, portavoz de la Policía Nacional Civil (PNC), confirmó que en el marco del operativo para lograr su recaptura, Cabrera se dio un disparo en la cabeza y murió tras ser trasladado a un centro asistencial por los cuerpos de socorro.

Según indicó, en el inmueble en donde fue encontrado también permanecían su esposa y su hijo menor de edad, a quienes les habría asegurado que se quitaría la vida para evitar regresar a prisión.

Antes de dispararse, Cabrera les permitió a su pareja y al niño salir de la residencia. “Tenían crisis nerviosa e indicaron que el prófugo aseguró que prefería estar muerto y no regresar a la cárcel”, explicó Castillo.

Intercambio de disparos

De acuerdo con el vocero policial, por medio de información de inteligencia, la PNC logró determinar el paradero de Cabrera. Se encontraba en el lote 13 de la manzana 33, sector 3, colonia Mirador de la Cruz, zona 18 capitalina.

Desde la medianoche las fuerzas de seguridad rodearon el perímetro para evitar que lograra escapar; sin embargo, aproximadamente a las 2:40 horas Cabrera se percató de la presencia de los agentes y los atacó con un arma de fuego.

“Se realizó un intercambio de disparos y nuestros agentes le gritaban que se rindiera, pero hizo caso omiso. Se le pidió que dejara salir a las personas que estaban en el interior del inmueble para que no corrieran riesgo”, detalló Castillo.

Cabrera finalmente optó por dejar salir a su pareja, Jackelin Joseth Jauregui Lemus, de 24 años, y a su hijo de 8 años.

En ese momento, se escuchó una detonación de arma de fuego dentro de la vivienda, por lo cual la policía y los bomberos ingresaron de inmediato.

Tras inspeccionar el lugar, localizaron al prófugo dentro de una habitación en el segundo nivel. Estaba en un colchón con un arma de fuego en la mano y tenía un disparo en la cabeza.

“Los socorristas lo trasladaron con signos vitales al hospital y en el trayecto dejó de existir. La PNC continúa resguardando el área perimetral del inmueble en donde el Ministerio Público procesará la escena del crimen”, señaló el portavoz.

Los familiares del fallecido fueron atendidos por los bomberos y trasladados a un hospital para determinar su estado de salud.

Perfil de Cabrera

El vocero policial detalló que Anderson Daniel Cabrera Cifuentes y/o Miguel Ángel García Estrada estaba catalogado como “ranflero de alta peligrosidad” de la clica Vatos Locos de la Mara Salvatrucha.

“Ranflero” significa que era cabecilla o dirigía esta clica, y era quien se encargaba de la logística y coordinación de las actividades criminales como extorsión, sicariato, robo de vehículos y venta de droga al menudeo.

Cabrera era señalado de los delitos de asesinato, asesinato en grado de tentativa, asociaciones ilícitas y conspiración.

Tras su fuga, el Ministerio de Gobernación emitió carteles con su fotografía y ofreció una recompensa de hasta Q150 mil para quien ofreciera información sobre su paradero.

Castillo señaló que la recompensa no fue utilizada en este caso, ya que fue por trabajo netamente policial que se logró la ubicación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo