Ataque de la MS deja siete muertos en el Hospital Roosevelt

Por Saira Ramos
Edwin Bercián
Ataque de la MS deja siete muertos en el Hospital Roosevelt

Un grupo de integrantes de la Mara Salvatrucha (MS) rescató al reo Anderson Daniel Cabrera Cifuentes, alias “chata, chatía y little boy”, de 29 años, quien fue trasladado desde la cárcel Fraijanes II al hospital Roosevelt para realizarse un examen de sangre.

Para realizar el rescate de Cabrera Cifuentes los pandilleros ingresaron a la emergencia del hospital y empezaron un tiroteo que acabó con la vida de dos guardias del Sistema Penitenciario (SP), un agente de seguridad y un conserje de ese nosocomio y otros tres pacientes que esperaban ser atendidos.

El incidente armado dejó otros 12 heridos, entre ellas, un menor de cuatro años.

No sé cómo fue, empezamos a los oír balazos. Los sicarios estaban apostados adentro de la emergencia y no les importó, empezaron a matar gente”, dijo Carlos Soto, director del hospital Roosevelt.

Huye y burla seguridad

El ministro de Gobernación Francisco Rivas confirmó que Cabrera Cifuentes huyó del hospital junto con otros tres miembros de la MS.

Su traslado al centro asistencial fue autorizado por el juez de Mayor Riesgo C, Pablo Xitumul, quien dijo que cuando el reo fue detenido en 2012 llevaba varios impactos de bala en el brazo izquierdo y en el cuerpo que ameritaban una cirugía.

Por esa razón, el SP trasladó a alias el “chato, chatío y little boy” a realizarse un examen de sangre previo a ser intervenido quirúrgicamente.

En 2014, Cabrera Cifuentes fue condenado a más de 90 años de prisión por el delito de extorsión y asesinato de 20 comerciantes.

“Acto terrorista”

Como un “acto terrorista” calificó el presidente Jimmy Morales el ataque en el Roosevelt.

En una conferencia de prensa Morales le pidió al Organismo Judicial que no autorice más el traslado de privados de libertad a hospitales sin que tenga un dictamen del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif).

También le solicitó al Congreso la aprobación de leyes que permitan separar a los reos de los de alta peligrosidad y avalar un préstamo de Q300 millones que servirán para la construcción y remodelación de la infraestructura penitenciaria y la instalación de clínicas y hospitales para atender a los reclusos, así como para la reconstrucción de las comisarías de la Policía.

Además, anunció la instalación de clínicas móviles en las cárceles para la atención de los reos; le pidió a la Contraloría General de Cuentas que avale las disposiciones para que el personal del Ejecutivo pueda actuar “sin presiones ni señalamientos de hallazgos”.

Historias de las víctimas

  1. Con 17 años y dos meses de servicio en el SP, Juan Sical Toj, de 40 años, perdió la vida cuando trasladaba al reo Anderson Daniel Cabrera Cifuentes, que fue liberado en el ataque armado que se registró en el hospital Roosevelt.
  2. Ediverto Valdez Ramos, de 31 años, estaba designado a la cárcel Fraijanes II, tenía ocho años de servicio en el SP. Él fue atacado en el área de consulta externa del Roosevelt y a pesar de que los bomberos lo ingresaron a la emergencia de ese mismo nosocomio, perdió la vida en la sala de operaciones.
  3. Margarito Sucuc Roquel, de 47 años, era el encargado de la seguridad del Roosevelt y fue la primera persona que recibió los disparos en el ataque armado, debido a que era el responsable de abrir la puerta para que ingresaran los automóviles autorizados. Sucuc Roquel, trabajó por más de 14 años en ese hospital.
  4. Jorge Mario Pichola, de 37 años, trabajador del hospital, encargado de la limpieza, se encontraba en la entrada del nosocomio, en donde lo alcanzaron los disparos. Los bomberos lo trasladaron al hospital San Juan de Dios; sin embargo, perdió la vida por la gravedad de las heridas que presentaba.
  5. “Él se quedó con mi mamá y mi hijo, solo fui a hacerme unos exámenes”, contó Roxana, hermana de Elmer Mayen, de 22 años, que falleció afuera de consulta externa del hospital. Elmer tenía en sus brazos a su sobrino de cuatro años quien también resultó herido de bala.
  6. “Estábamos agarrados de la mano, cuando escuchamos los disparos corrimos y no lo encontraba”, comentó la esposa de don Enner, quien perdió la vida en la sala de operaciones. La señora indicó que él trabajaba como guardia de seguridad privado y como tenía su día libre la acompañó a ese centro.
  7. Cuando los sicarios se acercaron a la emergencia del hospital, dispararon contra todos los presentes, entre ellos estaba, doña Francisca Gómez Zunil, que había llegado a visitar a un su familiar que se encontraba internado en el nosocomio, ella recibió diversos disparos de arma de grueso calibre en el cráneo, y a pesar de que fue intervenida perdió la vida.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo