La CIJ da la razón a Chile sobre Bolivia en histórica demanda por salida al mar

La CIJ emitió su histórica sentencia sobre la disputa territorial que sostenían ambos países y desestimó los argumentos presentados por el gobierno boliviano.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

Tras cinco años de espera, la Corte Internacional de Justicia (CIP) emitió finalmente un fallo sobre la sonada disputa territorial entre Bolivia y Chile.

En una sesión presidida por el somalí Abdulqawi Ahmed Yusuf, la CPI rechazó que Santiago de Chile tenga la obligación de negociar un acceso soberano al océano Pacífico para La Paz, como reclamaba la Administración del presidente Evo Morales en su demanda.

"Por 12 votos contra 3, la República de Chile no está obligada jurídicamente a negociar un acceso soberano al oceáno Pacífico para el Estado plurinacional de Bolivia", señala el fallo, cuya lectura se extendió por una hora y media en La Haya.

Tras desmontar uno a uno los argumentos presentados por Bolivia sobre una eventual obligación jurídica de Chile, los magistrados urgieron, no obstante, a ambas partes a "continuar su diálogo", en un "espíritu de buena vecindad" para abordar el "enclaustramiento de Bolivia".

El Tribunal de la Haya pone fin así a media década de incertidumbre. La demanda de La Paz databa de abril de 2013, pero sus bases se remontan hasta el Tratado de 1904, que selló la pérdida de 120 mil kilómetros cuadrados de territorio, entre ellos los 400 kilómetros de costa, por Bolivia en la Guerra del Pacífico (1879-1883) ante Chile.

Pese a la derrota militar, que supuso el enclaustramiento de Bolivia (el único país de América junto a Paraguay sin costa), La Paz defendía que Chile se había comprometido a lo largo del último siglo a negociar un acceso marítimo soberano.

Los jueces de este tribunal de la CPI no lo ven así, por lo que rechazaron también dictaminar, como pedía La Paz, que Chile "está obligado a cumplir esta obligación (de negociar) de buena fe, de manera pronta y formal, en un plazo razonable y de manera efectiva".

La sentencia supone un duro revés para el presidente Morales, quien aspira a postularse a un cuarto mandato y que, algo poco usual en jefes de Estado, estuvo presente en el Palacio de Justicia de La Haya durante la lectura del fallo, tal y como lo hizo en marzo, durante los alegatos orales.

Evo Morales en La Haya Evo Morales (centro) en La Haya. Foto: AP

Por su parte, el presidente chileno, Sebastián Piñera, siguió el fallo desde Santiago. El mandatario siempre ha rechazado la demanda por considerar que debe imperar el derecho internacional que regula los tratados como el de 1904, que reconoce a Bolivia el libre uso de puertos chilenos.

Sebastián Piñera en Santiago Sebastián Piñera. Foto: AP

El tema es altamente sensible en ambos países, que solo tienen relaciones a nivel consular desde 1978 tras un fallido acercamiento. El domingo, en una declaración conjunta de las conferencias episcopales de Chile y Bolivia, la Iglesia católica urgió a acatar el fallo con "paz y sensatez, espíritu constructivo y fraterno".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo