Comienza la campaña brasileña de 2018 con la controversia de Lula

Publinews Internacional examina el inicio de la carrera electoral del país.

Por Publinews Internacional

Brasil, el país más grande de América Latina comenzó a prepararse para las elecciones generales programadas para octubre de este año.

En los comicios más impredecibles en décadas, con casi la mitad del electorado aún indeciso, los ciudadanos elegirán al próximo presidente y vicepresidente, el Congreso Nacional, los gobernadores y vicegobernadores estatales y federales, las asambleas legislativas estatales y la cámara legislativa del distrito federal.

El lanzamiento de una campaña oficial el viernes 17 de agosto ha estado rodeado de controversias en torno al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

A sus 72 años, y conocido popularmente solo como "Lula", registró oficialmente su candidatura tras las rejas. Es el favorito actual, pero está cumpliendo una sentencia de prisión de 12 años por corrupción y lavado de dinero. Los jueces electorales han dicho que la condena lo hace inelegible bajo una ley de "borrón y cuenta nueva".

Lula da Silva Lula da Silva. Foto: Publinews Internacional

Todavía están por determinar si la candidatura al expresidente en conflicto es legal, dada su convicción criminal.

Publinews Internacional conversó con Alfredo Saad Filho, profesor de economía política en SOAS University of London, Reino Unido, para saber más.

¿Qué puede contarnos sobre el estado de las elecciones en Brasil?

"Las elecciones presidenciales brasileñas se celebran en dos rondas, que tendrán lugar los días 7 y 28 de octubre. Trece candidatos se postulan en la primera ronda, y los dos candidatos principales pelearán en la segunda ronda. Ya comenzó la campaña y el país está profundamente dividido. Brasil atraviesa su crisis económica más severa jamás registrada y la crisis política más profunda que se recuerde. Las elecciones darán forma al futuro del quinto país más grande del mundo y una de las diez economías más grandes del planeta".

¿Quiénes son los principales candidatos?

"El ex presidente Luís Inácio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores, es el claro favorito, con índices de votación que llegan hasta el 40 por ciento. El problema es que Lula actualmente está tras las rejas, acusado de actos no especificados vinculados a una posible corrupción. La acusación es turbia y nunca ha sido probada, ni la fiscalía ha ofrecido pruebas del crimen.

Sin embargo, Lula ha sido encarcelado, en lo que sus abogados y la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, llaman "persecución política". El próximo candidato en las encuestas de opinión, con un 10-15 por ciento, es Jair Bolsonaro, un ex militar que se deleita en emitir declaraciones escandalosas contra las mujeres, las minorías étnicas, los homosexuales, los pobres y cualquier otra persona con desventaja. Su apoyo se basa en un fuerte discurso contra el crimen, similar al presidente filipino Rodrigo Duterte.

Todos los demás candidatos están con un solo dígito en las, con cierto potencial de crecimiento para el ex gobernador del estado de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, líder de una coalición de centroderecha, y el ex ministro Ciro Gomes, de centro izquierda".

Luiz Inácio Lula da Silva Foto: AFP

¿Hay mucho escepticismo?

"Hay mucho escepticismo sobre la política y el pesimismo sobre las perspectivas del país en este momento. La votación es obligatoria en Brasil, pero la abstención tenderá a ser alta, y podemos esperar un número aún mayor de papeletas estropeadas, especialmente si no se permite a Lula correr, algo que la Corte Suprema Electoral aún debe decidir".

¿Qué pasa si Lula no puede competir?

"Luego, el PT nominará a su actual candidato a vicepresidente, Fernando Haddad, ex alcalde de São Paulo, la ciudad más grande de Sudamérica. El problema para el Partido de los Trabajadores es que Lula es mucho más grande que su partido, y no todos sus votos se trasladarán a Haddad".

¿Y era caso de que sí pueda?

"Si Lula puede competir, es casi seguro que estará en la segunda vuelta de las elecciones. Si Haddad se presenta, es imposible predecir el resultado de las elecciones".

¿Qué esperar?

"Debemos vigilar la decisión del tribunal sobre si Lula puede o no correr. Incluso si se le permite correr, ¿se le permitirá hacer campaña? Hasta el momento, a Lula no se le ha permitido unirse a los debates entre los candidatos, ni se le ha permitido dar entrevistas.

Todavía está muy por delante de todos los demás, lo que dice algo acerca de su popularidad y las percepciones masivas de sus administraciones anteriores (2003-2006 y 2007-2010). Si no se permite que Lula compita, hay que tener en cuenta hasta qué punto su apoyo se transfiere a Haddad. Finalmente, cuidado con Bolsonaro: el gran debate en este caso es si es o no un fascista de viejo estilo, y hasta qué punto el apoyo para él crece entre los pobres (que exigen seguridad) y los ricos (debido a su ultra-políticas económicas liberales)".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo