Minex no sabía del abuso sexual a niña en albergue de Arizona

La menor de seis años había sido separada de su madre cuando intentaban ingresar ilegalmente a Estados Unidos. Las dos huían de las pandillas.

Por Saira Ramos

El Ministerio de Relaciones Exteriores (Minex) no sabía del abuso sexual que se cometió en contra de una niña guatemalteca, de seis años, identificada como “DL”, en un centro de detención de Arizona, como lo denunció el diario “The Nation”.

El medio estadounidense informó que la menor de edad fue abusada el 4 de junio de 2018 por uno de sus compañeros del albergue.

Como su madre estaba presa por intentar ingresar ilegalmente a EE. UU., el hecho le fue notificado a su padre, un inmigrante indocumentado que vive en California el 11 de ese mismo mes. La víctima y su progenitora salieron del país huyendo de las pandillas.

El caso de "DL" no era de conocimiento del Minex, pero desde que se supo de la publicación, el consulado está "investigando" el caso, informó el equipo de comunicación del Minex.

Firmó documento

El 12 de junio, según un documento al que tuvo acceso “The Nation”, la niña firmó, con una letra “D”, un documento donde se comprometía a “mantener distancia” de su agresor y donde se daba por enterada de que era “su responsabilidad de seguir un plan de seguridad” para evitar que el hecho se volviera a repetir.

“Fue una pesadilla. Cuando mi esposo me contó lo que sucedió, me sentí impotente. Ella era tan pequeña, probablemente estaba tan asustada, probablemente tenía miedo de decirle algo a alguien. Fue una pesadilla total para mí”, le dijo la madre de la menor al diario estadounidense.

Sin embargo, la pesadilla no había terminado. El 22 de junio, el albergue contactó nuevamente al padre de “DL” y le informó que el mismo agresor de su hija la había “acariciado y golpeado”.

Por ese caso, “The Nation” contactó al albergue pero, hasta hoy, no les han dado información.

Reencuentro

La familia de la niña guatemalteca se volvió a reunir. La menor estaba confundida, dijo su madre.

“La abracé, estaba llorando. Ella no me reconoció. Ella me dijo que pensaba que nunca volvería a estar con ella y que tendría que vivir con otra mujer. Ella se comportó como si todavía estuviera detenida. Ella no me tocó, ni me abrazó, ni me besó”, agregó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo