Carlos Mohr: “Tal vez hubieran tenido un poco más de observación”

El bombero resultó herido el pasado fin de semana tras ser impactado por un cilindro de gas mientras atendía un incendio en la zona 12. Inicialmente fue atendido en el IGSS y ahora está ingresado en el Hospital General.

Por Álvaro Alay

Después de haber sido dado de alta por el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) por no tener “ninguna complicación”, el oficial mayor del Cuerpo de Bomberos Municipales, Carlos Mohr, fue internado en el Hospital General San Juan de Dios, en donde le detectaron costillas y parte del esternón con fracturas, producto de una lesión mientras trabajaba en el incendio en la planta de gas el domingo último.

Vecinos alertaban a la cabina del 123 de los Bomberos Municipales sobre un incendio en una planta de gas ubicada en la 20 calle y avenida Petapa, en la zona 12. “La primera unidad que llegó alertó que era de grandes proporciones y solicitó el apoyo de diferentes estaciones”, comentó Mohr.

El oficial mayor, quien cuenta con 37 años de servicio y que actualmente tiene 61 años de edad, está destacado a la Estación 6 del CBM, que está ubicada en Villa Lobos, en la zona 12 de Villa Nueva. El día del incendio, se dirigió a la planta de gas junto con otros cinco compañeros para controlar las llamas.

“Este tipo de incendios no son comunes, pero sabemos que hay explosiones y que estos cilindros se elevan. Nuestro trabajo siempre es arriesgado, pero estamos para proteger áreas y proteger a las personas y tratamos la manera de hacer las cosas de la mejor forma posible”, indicó el oficial mientras le notificaban que le debían practicar exámenes de rayos x.

bombero Carlos Mohr herido en incendio en planta de gas Foto: Alejandro García

Un cilindro

Las llamas y las cortinas de humo eran de grandes proporciones y Carlos Mohr, junto con otros elementos del casco rojo, intentaban controlarlas con las unidades contraincendios.

“Me preocupó más el asunto de apagar las llamas y cuando sentí me impactó un cilindro de 25 libras en el pecho”, recordó ahora en la sala de encamamiento del Hospital General San Juan de Dios.

Carlos, quien asegura que ha estado en diferentes desastres y emergencias como socorrista, no había sufrido algún percance como el ocurrido el pasado domingo. Indicó que su familia se preocupa siempre que le toca turno, pero reconoce que sabe a lo que se dedica y hace referencia a que los Bomberos Municipales ha sido un sostén para sacar adelante a su familia.

Egreso e ingreso

“Me dieron egreso por la situación de que indicaron que solamente eran golpes, todavía se les preguntó si no había hemorragia interna o alguna fractura e indicaron que no y que era necesario darme egreso”, comentó el oficial mayor, referente a los indicado por médicos del IGSS.

Carlos ingresó al Seguro Social el domingo 22 de julio a las 11 de la mañana y fue dado de alta al siguiente día alrededor de las 13 horas.

“Después de 24 horas de haber estado en reposo en mi casa empecé con la molestia y al otro día sentí una molestia más fuerte y decidí venir al Hospital General San Juan de Dios”, dijo el oficial cuando era atendido por el enfermero que lo llevaría a la sala de rayos x.

En los exámenes que se le practicaron se determinó que tenía dos costillas quebradas, un hematoma, daño renal del lado izquierdo y una posible fractura de esternón. Asimismo, le realizaron un drenado en los pulmones debido a las complicaciones que presenta en las fracturas.

“Pienso que tal vez hubieran tenido un poco más de observación conmigo, porque a las 24 horas de haber salido empecé con los problemas a pesar de estar en reposo en la casa, y cumpliendo con lo que me dijeron los médicos. Me sentí mal y por eso me vine al Hospital San Juan de Dios”, resaltó Carlos Mohr mientras era llevado en silla de ruedas a practicarle exámenes de rayos x.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo