Familiares de víctimas piden reanudar búsqueda y aseguran estar dispuestos a apoyar en las labores

Según los habitantes del sector, algunas personas podrían haberse trasladado a las montañas y estar con vida.

Por Álvaro Alay

Pobladores de la comunidad de San Miguel Los Lotes, aldea El Rodeo, Escuintla, una de las áreas más afectadas por la erupción del volcán de Fuego, exigen que se reanuden las labores de búsqueda y rescate.

Decenas de personas se acercaron este viernes al ingreso del sector afectado por la tragedia del pasado domingo, en donde las autoridades instalaron un anillo de seguridad para evitar el paso, ante las condiciones de riesgo que persisten, pues hay material volcánico a altas temperaturas y grandes cantidades de ceniza dispersos en el lugar.

“Ellos solo tapan las carreteras, no van a buscar ni dejan pasar”, gritaba una de las pobladoras, desesperada porque no encontrar a sus familiares.

Los habitantes guardan la esperanza de encontrar a personas con vida, aunque ya hayan pasado cinco días desde la erupción. Afirman que conocen el área y saben que por la forma en que estaban distribuidas las viviendas hay quienes podrían haber cruzado “un cerco” hacia las montañas.

“Creemos que ellos andan en el monte, están con vida, no los encontramos en las morgues, albergues ni hospitales. Pedimos al gobierno que manden rescatistas allá. Esas montañas no son riesgosas, solo hay monte. Hay personas allá sin comer”, aseguró Natalia Hernández, quien busca a cuatro de sus parientes.

“Que vengan a buscar a las fincas de allá arriba, porque allí está la gente”, gritaba una mujer, visiblemente afectada ante la impotencia de no encontrar respuestas que calmen su dolor.

familiares de víctimas del volcán de Fuego Foto: Alejandro García

Mientras tanto, José Astón, otro habitante, recordó que el día de la tragedia el volcán “empezó a tronar como nunca”. “Yo ese día trabajé, vi que venía la gente corriendo, me dijeron que no subiera porque el volcán se había desbordado”, aseguró.

“Hemos visto en la televisión los videos de que cuando recién venía eso (el material volcánico), como la colonia es cuadrada y con un solo callejón de salida. La gente cruzó un cerco y logró pasar, están vivos pero no pueden venir hacia acá. No tienen alimento”, añadió.

“Que traigan equipo especial de otros países. Nosotros nos metemos con ellos a buscar a todas esas personas que están en las montañas”, dijo Astón.

“Lo que no han hecho las autoridades nosotros queremos hacerlo”, expresó por aparte otro poblador, al hacer referencia a que están dispuestos a trabajar en el área afectada y poder recuperar a sus familias, incluso aunque ya no estén con vida.

Damaris Toma, quien se hizo presente al lugar, pidió que se les permita acceder a la comunidad para guiar a los rescatistas hacia las distintas viviendas. “Nosotros conocemos dónde estaban nuestros hogares, podemos decir vayan, aquí están las casas, escarben”.

Entre lágrimas, aseguró estar desesperada porque no sabe nada de su hija Emily, de 6 años, ni de Kelly, su sobrina de 15 años. “Me siento tan impotente, quiero encontrarlas al menos para enterrarlas”, afirmó.

 

Señalan deficiencias en la prevención

Por aparte, los pobladores expresaron su inconformidad por cómo fue atendida la emergencia, tanto ahora como el día de la erupción, pues aseguran que no se les advirtió de que una tragedia de esa magnitud podría ocurrir.

“Conred primer llegó en el carro hasta el puente a tomar video, pero no avisó para nada”, dijo una persona.

Y otra añadió que el coloso tenía “como semana y media” de estar haciendo ruido y que incluso desde el momento que empezó a caer arena, las autoridades pudieron hacer algo para evacuarlos. “Todo el sufrimiento que estamos pasando que vaya sobre la espalda de ellos (las autoridades de Gobierno), tuvieron tiempo para avisar”, dijo.

El domingo, el volcán de Fuego expulsó flujos piroclásticos, los cuales transportan gases y material muy caliente, estos toman rumbos según la dirección del viento.

Después de ese día, ha vuelto a descender material desde el coloso, lo cual obligó al menos en tres ocasiones a evacuar de forma inmediata a los socorristas que buscaban a las víctimas, así como a retirar a los habitantes de comunidades aledañas.

Las labores de rescate están suspendidas temporalmente y las autoridades mantienen un monitoreo constante de la situación del área para verificar en qué momento pueden ingresar de nuevo los socorristas.

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meterología e Hidrología (Insivumeh) ha indicado que estos eventos son súbitos, por lo cual no se descarta que los flujos se sigan presentando en las próximas horas, días e incluso meses.

Hasta este viernes, la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) contabiliza 109 personas fallecidas y 197 desaparecidas, así como 1.7 millones afectadas por la erupción.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo