Capturan a piloto aviador señalado de cometer irregularidades que pusieron en peligro el tráfico aéreo

Su esposa, que trabajaba como controladora aérea, habría colaborado para que el piloto cambiara su plan de vuelo, aunque no lo tenía autorizado.

Por Nancy Alvarez

Las fuerzas de seguridad capturaron este viernes a un piloto aviador y su esposa, quien laboró como controladora aérea en la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC). La Fiscalía contra el Lavado de Dinero coordinó el operativo en seguimiento a este caso.

Estas personas estarían vinculadas con irregularidades en el plan de vuelo de una avioneta que en mayo del año pasado se reportó como desaparecida, aunque posteriormente se ubicó tras llevarse a cabo las investigaciones.

Los detenidos son Melquiades Aparicio Bonde, señalado de los delitos de lavado de dinero y atentado contra la seguridad del transporte aéreo; y Carla Genoveva Fumagalli Menegazzo de Aparicio, por abuso de autoridad y encubrimiento propio.

Lee también: Aeronáutica suspende temporalmente la licencia del piloto de avioneta desaparecida

Las irregularidades

El 14 de mayo de 2017, el piloto salió del Aeropuerto Internacional La Aurora en la avioneta con matrícula N600MP, con rumbo al aeropuerto Mundo Maya, ubicado en Petén.

Lee también: DGAC descarta accidente de aeronave desaparecida en Petén

“Al llegar a la pista de Mundo Maya ejecutó la acción de toque y despegue y continuó su vuelo rumbo al aeródromo de Poptún, Petén. Las pesquisas determinaron que Melquiades Aparicio no tenía autorización para aterrizar en ese lugar y cambió el plan de vuelo”, informó la Fiscalía.

Aunque desde la torre de control le indicaron que debía dirigirse al que inicialmente tenía marcado como punto de llegada, “desobedeció y cortó la comunicación, por lo que puso en peligro el tráfico aéreo”, añadió el MP.

El piloto ya no respondió las llamadas y ya no fue posible detectarlo en el radar, por lo cual se activó la alerta por pérdida de control y se activó un protocolo internacional de búsqueda y rescate.

Mientras tanto, la esposa del piloto, que en ese momento fungía como controladora aérea, llamó al aeropuerto Mundo Maya y al de Poptún para asegurar que la aeronave había aterrizado.

“La finalidad de las llamadas telefónicas era detener la búsqueda de la avioneta”, señala la investigación.

Además, la Fiscalía logró establecer que Aparicio no posee en sus cuentas bancarias los montos necesarios que justifiquen la compra de la aeronave relacionada a este caso.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo