Por esta razón fue ultimado un expandillero, según investigadores policiales

La víctima había integrado una célula de la pandilla del Barrio 18, dijeron los investigadores, pero decidió cambiar su vida y dejar la estructura.

Por Jerson Ramos

Algunas de las víctimas de la pandilla del Barrio 18 fueron quienes en algún momento integraron la estructura pero que decidieron cambiar sus vidas, explicaron investigadores policiales al Tribunal de Mayor Riesgo C este 24 de mayo.

Los testimonios figuran como evidencia en contra del juicio que se desarrolla en contra de 23 supuestos jefes de la referida estructura, quienes conforman la denominada "Rueda de Barrio", con lo cual el Ministerio Público busca determinar la responsabilidad de los acusados en 133 crímenes y 45 intentos de homicidio entre 2010 y 2012.

El 30 de marzo de 2011, en horas de la noche, fue ultimado a balazos Mynor David Pérez, alias "Senegal", de acuerdo con la investigación de la Fiscalía.

Tiempo antes, la víctima había integrado la célula denominada Solo Raperos (SR) de la pandilla, la cual opera en la colonia El Limón, en la zona 18 capitalina.

Pérez reflexionó sobre su actuar y decidió salir de la banda. La causa que lo motivó a abandonar a la pandilla fue haber obtenido un trabajo como taxista.

Su conviviente dijo a los investigadores que cuando ocurrió el crimen, la víctima había salido de su casa para comprar huevos, los cuales servirían para cocinar la cena. En el camino fue baleado.

Los indicios que se recopilaron en la escena del crimen fueron siete casquillos y dos encamisados (un proyectil de plomo que está cubierto por una placa de cobre y zinc, que le da más fuerza para perforar el tejido).

Investigadores concuerdan con exlíder de la red

Los informes de los investigadores concuerdan con los señalado por Óscar Humberto Contreras, alias "el Abuelo", fundador de la pandilla quien colabora con el MP.

El 16 de mayo pasado, Contreras atestiguó en el Tribunal y dijo que las víctimas de la estructura quienes se negaban a entregar el dinero que se exigía como extorsión, quienes colaboraban con las autoridades o de quienes se sospechaba que ayudaban a la Policía y Fiscalía, rivales, y quienes no querían tener vínculos con la pandilla o salir de ella.

"La vida de un pandillero depende de sus acciones. Incluso, si un niño de 8 años puede matar, pues lo ponen a matar", afirmó Contreras en esa ocasión.

También puedes leer: "Quiero pedirle perdón al pueblo de Guatemala", dijo expandillero que delató a sus compañeros

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo