El “mea culpa” de Zuckerberg no convence en la Eurocámara

Ante la Eurocámara, el fundador de Facebook reiteró este martes sus disculpas por las fallas en la protección de los datos de sus usuarios, aunque sin convencer a los diputados europeos.

Por AFP

"Quedó claro que, en el último par de años, no hicimos lo suficiente para evitar que (nuestras) herramientas (…) se utilizaran también para causar daños", defendió Mark Zuckerberg ante los jefes de los grupos parlamentarios de la Eurocámara y su presidente, Antonio Tajani.

El empresario estadounidense se refirió así, tanto al mal uso de los datos personales por parte de empresas, como a la desinformación o la injerencia extranjera en procesos electorales. "Eso fue un error y lo siento", alegó al inicio de la reunión.

Su nuevo "mea culpa" por el escándalo de Cambridge Analytica, sin embargo, no convenció a los representantes europeos, como Manfred Weber (PPE, derecha), para quien Zuckerberg no ofreció garantías para evitar un caso similar.

Mark Zuckerberg Mark Zuckerberg. Foto: AFP

Para el líder del principal grupo parlamentario, el estadounidense "no prometió nada más de lo que ya prevé la legislación europea de protección de datos". "Esto no es suficiente", agregó.

Según cifras comunicadas por Facebook a la Comisión Europea, los datos de "hasta 2.7 millones" de ciudadanos de la Unión Europea (UE) se transmitieron de "forma inapropiada" a Cambridge Analytica, implicada en la campaña electoral de Donald Trump.

¿Éxito o ridículo?

Esta firma británica utilizó los datos personales de millones de usuarios de Facebook en la campaña electoral en Estados Unidos, lo que obligó al multimillonario de 34 años a rendir cuentas ante la Eurocámara, tras haberlo hecho ante el Congreso estadounidense en abril.

"¿Cómo quiere que le recuerden? ¿Como uno de los tres gigantes de internet junto a Bill Gates y Steve Jobs? ¿O como un genio fracasado creador de un monstruo digital que destruye nuestras democracias?", le espetó el influyente eurodiputado liberal, Guy Verhofstadt.

Recordando que la UE celebrará los comicios europeos dentro de un año, Zuckerberg subrayó que una de sus "prioridades" es evitar injerencias, como las rusas, por lo que esperan desplegar antes del verano boreal nuevas "herramientas de transparencia".

Bajo la presión de los eurodiputados, su discurso fue retransmitido por Internet, pese a que en un primer momento estaba previsto a puertas cerradas. Los participantes no pudieron esconder en cambio su frustración por el formato, que le permitió responder al final de todas las intervenciones, y por dejar preguntas sin respuesta.

"Se comprometió a responder por escrito a las preguntas" que quedaron en el aire, defendió en una rueda de prensa posterior Tajani, quien celebró el "éxito" de la reunión, máxime cuando el fundador de Facebook no estaba obligado a responder afirmativamente a la invitación.

Mark Zuckerberg y Antonio Tajani Mark Zuckerberg y Antonio Tajani. Foto: AFP

Por su parte, Max Schrems, un activista basado en Viena y que llevó a tribunales europeos casos en defensa de la privacidad en línea, consideró que "el Parlamento Europeo hizo el ridículo" con las "respuestas sin sentido".

La visita a la capital europea coincide con la puesta en marcha el viernes del nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) en la UE, que otorga nuevos derechos individuales y estrictas obligaciones para las empresas que recaban o tratan informaciones personales.

Páginas de comercio en línea, bancos o incluso organismos públicos deberán plegarse a esta nueva legislación, al igual que las grandes plataformas como Facebook, Google o Twitter para las que los datos representan una mina de oro, especialmente para estrategias de publicidad dirigida.

La ciudadanía europea contará además con un "derecho a saber" quién trata sus datos y con qué finalidad, así como con un "derecho al olvido" que permite la supresión de sus datos y otro para oponerse a su tratamiento con fines de exploración comercial.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo