¿Cómo incide la inestabilidad política en la economía de Guatemala?

El superintendente de Bancos señaló que la falta de certeza política en el país genera que se den cambios negativos en los resultados de evaluaciones de agencias calificadoras de riesgo.

Por Nancy Alvarez

El titular de la Superintendencia de Bancos (SIB), José Alejandro Arévalo, se refirió este jueves a la situación actual de Guatemala con relación a temas económicos y los efectos que la situación política han generado en este ámbito. Sus declaraciones se dieron en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas.

Al ser cuestionado acerca de cómo afecta a la economía la inestabilidad política, señaló que el impacto se ha visto reflejado en las apreciaciones que se tienen del país. Prueba de ello son las calificaciones de riesgo que se le han dado a Guatemala en esta coyuntura.

El superintendente dijo que después de que entre agosto y septiembre del año pasado se dieron diferentes hechos en el país, entre esto una solicitud de antejuicio contra el presidente Jimmy Morales y la declaración de persona “non grata” al comisionado Iván Velásquez, además de la aprobación y posterior archivo de las reformas al Código Penal, el país empezó a “pagar las consecuencias” en octubre.

Baja calificación

En octubre de 2017, la agencia calificadora Standard and Poor's (S&P) tomó la decisión de bajar la calificación de riesgo para Guatemala. Y según Arévalo, a raíz de ello se convirtió en un país en el que los inversionistas consideran que hay mayor riesgo de no recuperación de sus inversiones.

El principal argumento de la calificadora fue que no se observaban acuerdos políticos en el país.

De acuerdo con el entrevistado, en noviembre se tuvo la oportunidad de mejorar esa percepción, si se hubiese alcanzado un acuerdo político para aprobar el Presupuesto General de la Nación 2018, pero no fue así.

“El país está siendo afectado cada día más, cada semana que pasa se deteriora más la percepción y hay mayor conflictividad”, refirió.

“El inversionista tiene preocupación e incertidumbre por los efectos políticos, acerca de si va a invertir en este país o en otro”, resaltó.

Y añadió que por ahora no ha habido una caída en la inversión, pero sí hay incertidumbre, y si ello no se ataja, la falta de acuerdo político sobre el futuro del país podríamos llegar a tener esa preocupación.

Asimismo, Arévalo dijo que una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) visitó Guatemala recientemente para realizar una auditoría económica y los resultados de esta reflejan la misma preocupación.

En su informe se hace referencia a recalibrar la combinación de políticas y se recomienda que es necesario ponerse de acuerdo para tener una mejor política de país, así como hacer cambios estructurales.

De acuerdo con Arévalo, el FMI dice que hay que elevar los ingresos tributarios a por lo menos el 15%, el último reporte de Guatemala los colocaba en un 10%. De igual forma, se debe modificar la política tributaria, subir el Impuesto Sobre la Renta (ISR) personal, simplificar el ISR para personas jurídicas e incrementar los impuestos indirectos y tener un sistema tributario progresivo.

Los dos “bandos”

A criterio del titular de la SIB, actualmente existe polarización en el ámbito político y eso genera incertidumbre que finalmente afecta la percepción internacional.

El funcionario consideró que hay grupos pro el presidente de la República y otros pro el comisionado de CICIG. “Uno los puede identificar sin mayor análisis”, resaltó.

Un día aparece un frente contra corrupción y al siguiente día una iniciativa para modificar el procedimiento de antejuicio, luego otra para defenestrar al Procurador de los Derechos Humanos, y después fijan un plazo para revisar el antejuicio contra el presidente, mencionó en referencia a las acciones que surgen de esas dos partes que ve.

“Un analista político puede observar cómo hay un golpe y otro golpe de un bando y de otro”, agregó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo