Trump se pronuncia por la ola de ataques con paquetes bomba en Texas

El presidente estadounidense rompió el silencio sobre la serie de ataques con explosivos que han dejado dos muertos y cinco heridos en Texas.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

La reacción del presidente Donald Trump llegó horas después del quinto incidente de este tipo, ocurrido en un centro de distribución de FedEx, en la ciudad de Schertz, al sur de Texas.

Lee también: Temor en Texas tras explosión de quinto paquete bomba

El mandatario deploró la serie de ataques con explosivos registrados en las últimas semanas en ese estado, calificando al autor de "muy, muy enfermo".

Trump se refirió por primera vez (de forma pública) a la oleada de ataques que ya han dejado dos muertos y cinco heridos.

Explosiones en Texas Foto: AFP

"Los ataques con bomba en Austin son terribles. Las fuerzas del orden locales, estatales y federales trabajan mano a mano para llegar al fondo del asunto", dijo el presidente.

"Obviamente, se trata de un individuo muy, muy enfermo o quizás de individuos. Son personas enfermas, y llegaremos al fondo", agregó.

Los investigadores parecían tener poca información sobre un potencial sospechoso o un motivo, a pesar de la respuesta masiva de la policía a los cinco atentados.

La Casa Blanca ha descartado, por ahora, un "nexo aparente con el terrorismo". "Estamos comprometidos a llevar ante la justicia a los autores de estos actos atroces. No hay un aparente vínculo con el terrorismo en este momento", dijo la portavoz presidencial, Sarah Sanders.

Explosiones en Texas Foto: AFP

Conexión con Austin

El fiscal general estatal, Ken Paxton, reconoció que la quinta explosión, ocurrida la madrugada de este martes, está vinculada a las otras cuatro.

"Fue (un paquete) enviado por correo desde Austin. Iba dirigido a un residente de Austin y explotó en la cinta transportadora", dijo.

Las autoridades no confirmaron trascendidos de que el paquete contenía metrallas o clavos.

El jefe de policía de Austin, Brian Manley, destacó una mayor sofisticación en los artefactos: los primeros tres estaban ocultos en cajas que fueron abandonadas en las puertas de las víctimas. El cuarto fue detonado por medio de un cable trampa.

Bryan Manley, jefe de policía de Austin Bryan Manley, jefe de policía de Austin. Foto: AFP

"Lo que acaba de ocurrir en Schertz aporta un nuevo elemento, dado que ese dispositivo en realidad estaba pasando por uno de los servicios de transporte, en lugar de ser entregado en mano", dijo Manley.

La recompensa ofrecida por cualquier información que lleve al autor de los ataques ha sido aumentada a 115 mil dólares.

*Con información de AFP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo