¿Es ilegal el contrato de cabildeo firmado por diputados? Esto dicen dos expertos en política

Por Nancy Alvarez

Algunos temas de coyuntura nacional fueron analizados este lunes en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas: los contratos de cabildeo firmados en Estados Unidos; las declaraciones del embajador de Estados Unidos en Guatemala, Todd Robinson, sobre los diputados involucrados en este tema; y el rechazo de parte de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de la solicitud de antejuicio contra el presidente Jimmy Morales por el caso Hogar Seguro.

Como invitado en cabina participó Alfonso Cabrera, excandidato presidencial, expresidente del Congreso y exministro de Relaciones Exteriores. Mientras que por la vía telefónica se conversó con Arabella Castro, exministra de Educación, expresidenta del Congreso y extitular del Registro de la Propiedad.

¿Existe ilegalidad en los contratos?

Cabrera calificó como “sumamente extraño” el hecho de que el exembajador en el tema de Migrantes, Marvin Mérida, pudiera tomar la decisión de actuar en “un tema escabroso y delicado” como el cabildeo, ya que según explicó, de acuerdo con la ley, en Guatemala la política internacional la define el Presidente de la República por conducto de Cancillería.

“Ir a firmar en nombre del presidente merece una sanción severa”, expresó Cabrera con relación al contrato que se presume suscribió Mérida con una empresa de lobistas en Estados Unidos.

En tanto, sobre el contrato firmado por cuatro diputados del Congreso con la misma empresa de cabildeo que trató con Mérida, Cabrera expuso que los parlamentarios deberán demostrar que los fondos económicos para el mismo no son ilícitos.

Según Cabrera, si se comprueba que el financiamiento que usaron los diputados para contratar el cabildeo es de origen lícito, de empresarios o amigos de ellos con dinero, “no hay ninguna ilegalidad”.

Lee también: Diputados aludidos por embajador “desconocen” a financistas

Sin embargo, agregó que la acción de los legisladores “contribuye más al desprestigio evidente” que tiene el Congreso de la República ante la población guatemalteca.

En tanto, Castro consideró que si los conceptos del contrato suscrito por los parlamentarios son genéricos y van en función de lograr una mejor relación Guatemala-Estados Unidos en varios temas, no hay ninguna ilegalidad.

La exministra opinó que el diputado Fernando Linares Beltranena, uno de los firmantes del contrato, “es un hombre de una experiencia profesional de hace muchos años”, por lo cual puso en duda que haya firmado un documento con implicaciones contrarias a lo mencionado.

Agregó que han una especulación en función de cuál es el objetivo de los servicios, pues “jamás” va a decir en el contrato que las acciones son para quitar a Robinson o para accionar contra la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), aunque en el fondo se intentara manejar ese tipo de influencias.

“Se le ha dado de parte de los guatemaltecos demasiada importancia a una cuestión que en Estados Unidos es legítima: cabildear”, dijo la entrevistada.

Castro mencionó que hay tres puntos de vista que podrían hacer ilegales el contrato suscrito por los legisladores:

  1. Si tiene conceptos relacionados con algo que le correspondería hacer al Estado.
  2. Si el dinero para pagar los servicios es ilícito.
  3. Si de manera imprudente e ilegal actuaran en representación de una bancada, un partido o el Congreso.

Cancillería debería actuar

La semana pasada el embajador de Estados Unidos en Guatemala, Todd Robinson, llamó “idiotas” a los diputados involucrados en la contratación de una empresa de cabildeo en Estados Unidos. Sobre ello también se pronunciaron Cabrera y Castro.

A criterio de Cabrera, “evidentemente hay una falta cometida por el embajador”. El experto en temas políticos calificó la acción del diplomático como “un desliz”. Añadió que Cancillería debería llamarlo para, en una reunión privada, indicarle que no use esos términos.

Agregó que Robinson “se ha extralimitado varias veces” con sus acciones en el país, y por ende la Cancillería guatemalteca debería tomar alguna acción.

Mientras tanto, Castro calificó como un “desliz del embajador” lo ocurrido. “Estudian diplomacia para aprender que, aunque sea real, lo sientan o lo piensen, no deben decirlo. (Robinson) está ofendiendo una institución”, afirmó.

Según Castro, Robinson ha apoyado cosas importantes al país, pero por referirse a gente de Guatemala como lo hizo, Cancillería debería hacer una llamada de atención.

El antejuicio contra el presidente y la situación del país

De acuerdo con Cabrera, no existía razón sólida para plantear un antejuicio contra el presidente Jimmy Morales en el caso Hogar Seguro, pues los señalamientos iban en función de la cadena de mando. “Con toda la razón fue rechazado”, afirmó.

Por aparte, al ser consultado sobre la situación del país y los riesgos de que exista una crisis, Cabrera indicó que los guatemaltecos “no tenemos conducción política”.

“Sin una conducción, estamos condenados al fracaso de este Gobierno”, dijo.

 

Además, Cabrera expresó que “hay algunos buenos ministros; sin embargo, no hay una política estratégica enfocada en resolver los grandes problemas nacionales”.

Por su parte Castro mencionó que si un Gobierno no se enfoca en sus primeros años en los objetivos planteados, difícilmente va a lograr hacer algo. “No estamos avanzando en nada y casi llevamos año y medio” con Morales al frente, afirmó.

Finalizó diciendo que ve con tristeza la situación en el país, ya que todo “pinta a que van a ser cuatro años perdidos para Guatemala”, esto tomando en cuenta que “la cabeza (del Gobierno) no está guiando a los guatemaltecos”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo