Salud de Silvia Pinal está en peligro tras inyectarse en el rostro la misma sustancia que puso en riesgo a Alejandra Guzmán

Al parecer, Silvia Pinal fue engañada por una amiga y terminó inyectándose sustancias dañinas en el rostro quedando deformada y al borde de la muerte.

Por Publinews

Hace casi 11 años, Alejandra Guzmán, puso en riesgo su vida al inyectarse sustancias tóxicas en los glúteos para agrandarlos.

Ahora, su madre, doña Silvia Pinal, se encuentra muy delicada de salud y por los mismos motivos. Y es que se rumora que la señora fue engañada por empleados de una clínica de belleza, ¡donde le inyectaron polímeros en la cara! La misma sustancia que hace años tuvo a su hija al borde de la muerte.

De acuerdo con información publicada en el número más reciente de la revista TV Notas, Pinal enfrenta desde hace meses serios problemas de salud a consecuencia de un tratamiento.

Según la fuente citada por la revista, la actriz acudió a una clínica de belleza por insistencia de una amiga y aunque en un principio solo se hacía algunos tratamientos naturales, la convencieron de que probara un producto “del Viejo Oriente, le dijeron que era 10 veces mejor que el ácido hialurónico”.

Los resultados

Pinal confió en que estaba recibiendo un cuidado profesional y accedió a pagar 90 mil pesos para que le inyectaran el producto directamente en la cara, con lo que rellenarían arrugas y estirarían la piel.

En los primeros días después de la intervención, Pinal se encontraba satisfecha con los resultados, pues sentía que le habían quitado 15 años de encima (el pasado septiembre cumplió 88 años).

Sin embargo, después de tres meses comenzó su infierno con fuertes dolores de cabeza y una gran inflamación del rostro.

"Ha habido ocasiones en las que de plano no sale de su casa porque su cara luce irreconocible, demasiado inflamada", aseguró la fuente citada por la revista.

Aunque la actriz acudió a la clínica para reclamar, no asumieron su responsabilidad y las consecuencias para ella solo se han agravado.

Además de los efectos de la sustancia, Pinal tiene el problema de que por su edad varios médicos han evitado atenderla, pues el asunto se vuelve más peligroso.

“Por lo que le dijeron, los polímeros inyectados en la cara son casi imposibles de retirar, y de intentarlo, pondría en riesgo su vida”, explicó la fuente.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo