¿Cuál es la historia detrás de la canción "Ni un centavo" de Malacates?

Francisco Páez, vocalista de Malacates Trébol Shop, cuenta cómo surge esta emblemática canción que habla de desamor, despecho y de no tener "ni un centavo".

Por Esvin Lopez

La banda guatemalteca Malacates Trébol Shop, que este 2017 celebra sus 20 años de existencia, ha compartido la historia de su éxito "Ni un centavo", así como algunas anécdotas y otras historias de la banda, que posiblemente no muchos conocían.

Todo comienza con una historia que Francisco Páez (vocalista de la banda) vivió un fin de semana, en la cual también se involucraban una mujer y un exintegrante de Malacates.

Historia de desamor

Un día, Juan Luis Lopera "Piolly" (exintegrante de Bohemia Suburbana) llama a Páez para mostrarle un "círculo armónico" que había realizado en la guitarra, el cual habría rechazado Giovanni Pinzón (vocalista de Bohemia Suburbana) debido a que "lo sentía muy complicado para cantar encima".

En medio de algunas cervezas, empezamos a compartir cómo nos había ido el fin de semana y yo le confesé (a Piolly) varios problemas que tuve con un excompañero de Malacates por una mujer que yo siempre quise conocer (de hecho ya tenía un pequeño gran "crush" con ella) pero que ella no sabía de mi existencia. Este excompañero me había ofrecido llevarme a una fiesta donde finalmente me la presentaría, pero en vez de eso, aprovechó a llevarla a Antigua Guatemala e intentó algo más con ella", indica la publicación del sitio web de Malacates.

Francisco comenta que continuó contándole a Piolly sobre ese fin de semana de frustración. Se dirigió al extinto Café Oro, cuna y plataforma de varias bandas guatemaltecas, en donde bebió varias cervezas para tratar de olvidar que había sido plantado por esa chica.

Sin embargo, tras abandonar el lugar, terminó en un "bar de mala muerte" buscando a Roberto Mora (vocalista de E.X.T.I.N.C.I.O.N.). Pero trató de entrar por la puerta de atrás de ese bar y solamente se encontró con dos personas de seguridad que se lo impidieron y más bien, lo sacaron por su estado de ebriedad.

Páez recordó y contó cada detalle de esa noche a Juan Luis, quien le invitó a que terminara de contarle, cantando sobre esa línea armónica y así surgieron las primeras estrofas de "Ni un centavo".

Y toqué y toqué , el portón que no se abrió, otra puerta se cerró

y arranqué sin pensar , qué es lo que me iba a pasar, ya no sé a quién más buscar.

Y cansado de buscar amores, perdido en un mar de ilusiones

sin dinero ni con quién estar, es el precio que debo pagar… 

"Ni un centavo" versión original

Composición en 20 minutos

Al concluir la historia, el arreglo de la canción les llevó tan solo 20 minutos. Después, Páez sugirió cambiar el coro a modo "mayor" usando la relativa de Rem a FA y así comenzó con el coro que, según cuenta, le aliviaba esa experiencia:

Si tu te vas, es por que debe pasar, lo que pasó , ya no me importa más , si tu te vas… 

Francisco Páez comentó a Publinews que el título de la canción, sugerido por Piolly, que tenía que ver con el contexto económico, pues se quedó "sin un centavo" ese fin de semana, también figuraba como una especie de analogía al corazón.

Al día siguiente, el cantante no recordaba muy bien la letra de la canción que recién habían compuesto, pero Piolly le indicó que era la canción que buscaba para los Malacates. Veinte años después "Ni un centavo sigue vigente y en la mente de los fanáticos de la banda.

"Ni un centavo" versión 2007

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo