La noche "mágica" de James que terminó en lamento

James Rodríguez intenta sacarse la espina contra el Real Madrid, en la Champions.

Por Reina Damián

Casi un año después de haber sido descartado por Zinedine Zidane, el colombiano James Rodríguez llegaba a esta cita con mucha sed de revancha, y aunque tuvo un momento "mágico", al final terminó cabizbajo.

El sudamericano fue quizá el único jugador al que se le vio brillo durante el enfrentamiento entre el Bayern Munich y el Real Madrid, sin embargo, no tuvo el respaldo de su equipo.

James vivió con alegría los primeros minutos del partido, y celebró como propio, el primer tanto del juego, que ponía arriba al Bayern.

El gol fue anotado por Joshua Kimmich pero la asistencia fue de James Rodríguez, por lo que tras la anotación, se subió sobre la espalda de su compañero, y gritó a todo pulmón.

James sudó la camiseta en el Allianz Arena, es probable que su ímpetu haya sido porque se enfrentaba a su exequipo, y buscaba la revancha, pero asistió al gol, corrió y peleó, incluso intentó animar a un equipo que se vio muy inferior ante su rival de turno.

James también hizo funciones de marca y tuvo la iniciativa de animar a la afición, pero todo esto se apagó con el gol de Marcelo en el minuto 41, de ahí en adelante, no hubo poder humano que animara a su equipo.

El Bayern aún tiene la posibilidad de remontar el 2-1 en contra, aunque será difícil, pues el próximo partido será en el Santiago Bernabéu.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo