Victor Herrera, titular del Juzgado de Mayor Riesgo C, reanudó la audiencia en donde decidirá la vinculación a proceso del general retirado Manuel Benedicto Lucas García por la desaparición del adolescente Marco Antonio Molina Theissen que sucedió el 6 de octubre de 1981 durante el conflicto armado interno que duró 36 años y finalizó en 1996 con la firma de la paz.

El juez avaló que el Estado a través de la Procuraduría General de la Nación sea el tercer demandado en el proceso.

En cuanto a la violación de Emma Molina Theissen el juez detalló que es tipificado como violación sexual agravada. “Los oficiales por su cargo pudieron evitar los delitos cometidos. Permitieron y toleraron el uso de violencia física y psicológica para violación sexual”, agregó el juez.

Lucas García fue vinculado a proceso por la violación sexual de Enma Molina Theissen resolvió el juez.

Enma Molina Theissen y su mamá.

Enma Molina Theissen y su mamá.

Cortesía Prensa Comunitaria

Foto:

En prisión

El general retirado fue detenido el 6 de enero de 2016 por su participación en la desaparición de 558 personas cuyas osamentas fueron rescatadas por forenses en la base militar de Cobán, en Alta Verapaz actualmente es el Comando Regional de Entrenamiento de Operactiones de Mantenimiento de Paz (Creompaz).

En una ampliación en la investigación, el Ministerio Público (MP) le imputó a Lucas García la desaparición de Molina Theissen estar enterado de la violación a su hermana Enmma en la base de Quetzaltenango durante el conflicto armado interno.

Lucas García declaró el 29 de agosto de 2016 y se declaró inocente.

Los otros cuatro militares procesados en este caso son Francisco Gordillo (quien integró triunvirato con Efraín Ríos Montt), Hugo Zaldaña, Edilberto Letona y Manuel Antonio Callejas Callejas, quien dirigió la Dirección de Inteligencia Militar en 1982 y luego estuvo en la subdirección del Estado Mayor de la Defensa Nacional y fue el jefe del Estado Mayor Presidencial.

El juez también los vinculó a proceso por la violación.