Víctor Herrera, titular del Juzgado de Mayor Riesgo C, reanudó la audiencia en contra de cinco exmilitares, entre ellos el ex jefe del Estado Mayor del Ejército Manuel Benedicto Lucas García, procesados por la desaparición del adolescente Marco Molina Theissen en 1981.

La Fiscalía solicitó ligar a proceso a Lucas García luego que en las audiencias anteriores le imputó haber participado y estar enterado de la desaparición del joven de 17 años.

El general retirado fue detenido el 6 de enero de 2016 por su participación en la desaparición de 558 personas cuyas osamentas fueron rescatadas por forenses en la base militar de Cobán, en Alta Verapaz actualmente es el Comando Regional de Entrenamiento de Operactiones de Mantenimiento de Paz (Creompaz).

En una ampliación en la investigación, el Ministerio Público (MP) le imputó a Lucas García la desaparición de Molina Theissen estar enterado de la violación a su hermana Enmma en la base de Quetzaltenango durante el conflicto armado interno.

Lucas García declaró el 29 de agosto de 2016 y se declaró inocente.

La desaparición

El 6 de octubre de 1981, soldados vestidos de civil irrumpieron en una residencia de la colonia Florida, zona 19, donde habitaba la familia del adolescente Molina Theissen. De forma violenta sacaron de su vivienda al joven de 16 años, frente su mamá y jamás apareció.

Los otros cuatro exmilitares procesados por este caso esperan la investigación.