Tendencias

Dentista le rompía los dientes a sus pacientes para cobrarles más

El dentista es señalado de fraude en el cuidado de salud y dos por falsas declaraciones sobre el tratamiento de pacientes.

Un dentista en Wisconsin, Estados Unidos (EE. UU.), podría ser condenado a décadas en prisión por intencionalmente romperle los dientes a sus pacientes para cobrarles más por la reparación. Se trata de Scott Charmoli, de 61 años y residente en Grafton, resultó convicto de cinco cargos de fraude en el cuidado de salud y dos por falsas declaraciones sobre el tratamiento de pacientes. El convicto se expone a 10 años por cada cargo de fraude y un máximo de cinco años por cada una de las acusaciones de falsas declaraciones.

La Oficina de la Fiscalía del Distrito Este de Wisconsin informó que Charmoli fue declarado culpable el 10 de marzo de ponerle más coronas de dientes a pacientes que el 95% de los dentistas en Wisconsin entre el 2016 y el 2019. En promedio, dentistas colocan cinco coronas por cada 100 pacientes. En el caso de Charmoli, suministró más de 30 coronas por cada 100 pacientes.

Recomendados

Según el reporte de Washington Post que cita la denuncia criminal, bajo el esquema, el especialista aumentaba cada año el número de coronas a pacientes, y, por ende, el ingreso que recibía. El dentista generó US $1.4 millones en el 2014 con 434 coronas. Mientras que en el 2015, hizo $2.5 millones ajustando más de 1 mil coronas. En un periodo de 20 meses, entre el 1 de enero de 2018 y agosto 7 de 2019, colocó más de 1 mil 600.

Modus operandi

El modus operandi del doctor consistía en mostrarle imágenes de rayos x de un diente sano, para luego resaltar falsamente una línea o una mancha que identificaba como fractura o deterioro. Otro médico al que Charmoli le vendió la oficina fue quien lo denunció. El dentista vendió Jackson Family Dentistry en 2019 a Dr. Pako Major. Cuando Major se percató que los archivos revelaban demasiados procedimientos de inserción de coronas, se sintió en la obligación de hacer un anuncio desde el sitio web de la clínica.

“Yo siento la obligación ética de reportar actividad que considero sospechosa”, alertó Major. “La salud y la seguridad de los pacientes es mi mayor preocupación como doctor. Como profesionales médicos, nosotros hacemos un juramento de no hacerle daño a nuestros pacientes”, añadió el profesional.

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos