Tendencias

Trabajadoras sexuales relatan las peticiones más extrañas de sus clientes

Las revelaciones forman parte de una serie de entrevistas para una plataforma digital.

Trabajadores sexuales en Australia revelaron los pedidos más extraños que les han hecho clientes como parte de una serie de entrevistas para una plataforma digital.

Entre las solicitudes menos comunes figura el de un cliente que le pidió a la sexoservidora que lo cubriera de bizcocho, y otro que le requirió a las mujeres soplar globos hasta hacerlos estallar.

Este último pedido fue revelado por Olive Pearl, quien explicó que el sujeto le pidió a ella y a otra chica que llenaran la habitación de globos.

“En el momento en que explotaban, él se asustó un poco, y eso era lo excitante”, explicó la entrevistada.

Agregó que fue como una hora y media de llenar globos, explotarlos y frotarlos sobre ellas mismas y eso fue todo, describió Pearl entre risas.

La trabajadora sexual también confesó que, en otra ocasión, un cliente llegó a la cita con un bizcocho de chocolate y le pidió que se sentara encima de la masa y que luego le pasara el contenido por todo el cuerpo.

“En su cabello, su cara, todo”, detalló.

Animador sexual

Un hombre, que se describe como “animador sexual”, dijo que recuerda muy bien uno de sus primeros encuentros por lo inusual del intercambio.

La cita inició en un restaurante exclusivo donde se sentía fuera de lugar por su vestimenta y la comida.

Cuando terminaron, se fueron a la casa del cliente, un hombre en sus 70. El desconocido se quitó la ropa, se puso la nariz de un cerdo y empezó a actuar como un animal de granja.

“Yo llegué a mi casa y empecé a contar el dinero, ‘tomó años’; yo nunca he hecho más que esa cantidad de dinero en una reservación”, declaró.

Otros trabajador sexual relató que, en una ocasión, le pagaron US $5 mil más US $3 mil en calzoncillos de diseñador, tras un encuentro de 10 horas en el que solo tuvo que modelar ropa interior exclusiva para el cliente.

Pero no todas han sido experiencias satisfactorias, algunos entrevistados han tenido que rechazar ofertas porque involucraban a las mascotas de los solicitantes o ir al inodoro con la otra persona.

Tags

Lo Último


Te recomendamos