Proyecto Balam fomenta STEM en todo el país en la ‘nueva normalidad’

Hace seis años se creó el Proyecto Balam con el objetivo de potenciar el aprendizaje de los jóvenes guatemaltecos en las áreas tecnológicas por medio de la educación STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés). A pesar de la crisis sanitaria actual que enfrenta el país, esta misión no se puso en pausa y emprendieron el reto de reinventarse bajo una ‘nueva normalidad’ completamente digital.
Cortesía

Por medio del Encuentro Nacional de Robótica, mejor conocido como Proyecto Balam, miles de jóvenes en todo el territorio nacional han tenido la oportunidad de potenciar su aprendizaje en áreas STEM, además de poner en práctica sus habilidades blandas al trabajar en equipo y competir de manera sana y divertida.

“Proyecto Balam se ha posicionado en el país gracias a su crecimiento continuo y a los esfuerzos de entidades del sector público, privado y académico, quienes le apuestan a la mejora de Guatemala por medio de la tecnología, la resolución de problemas y, sobre todo, a la capacitación de las nuevas generaciones”, señala Oscar Rodas, Co-Fundador del Proyecto Balam y Director de Ingeniería en Electrónica de la Facultad de Ingeniería de Sistemas, Informática y Ciencias de la Computación (FISICC) de Universidad Galileo.

Agrega que Proyecto Balam se realiza en tres fases: Aprende, Crea y Compite. En la primera, los jóvenes inscritos aprenden la teoría y de manera virtual reciben acompañamiento por medio de talleres, capacitaciones y tutoriales. En la segunda fase, los participantes clasificados invierten en un kit y conforman equipos para formalizar el tema de la construcción de prototipos. “Además, se realizan bootcamps virtuales para concentrar a los estudiantes, resolver dudas, perfeccionar prototipos y darles la oportunidad de conocer e interactuar con otros jóvenes con sus mismos intereses y pasión por la robótica”, comparte Rodas.

En la fase final se elijen a los jóvenes con el mejor desempeño y mejores soluciones a sus proyectos para conformar la Selección Nacional de Robótica, quienes representan a Guatemala en competencias profesionales a nivel internacional.

Cortesía

Actualmente la actividad tiene el aval de la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (SENACYT). Se cuenta además, con el apoyo de socios fundadores como Grupo Intelecto y patrocinadores del sector privado como Xumak, TETTSA y GIS Routes.

“Durante seis años se han logrado capacitar a más de 8,000 jóvenes y representar internacionalmente a nuestro país en cinco competencias de robótica, logrando así un crecimiento continuo de interés de los jóvenes por las áreas STEM a nivel nacional”, declara Ana Chan, Secretaria Nacional de Ciencia y Tecnología.

Hacia una nueva realidad

Este año, debido a la pandemia, los organizadores debieron tomar una importante decisión: ¿Continuar o no continuar con el proyecto? El deseo y la motivación de seguir generando experiencias de aprendizaje en el país los llevó a transformar el proyecto y estipular diferentes esfuerzos para su continuidad. Así, bajo una ‘nueva realidad’, Proyecto Balam se trasladó a una metodología completamente virtual.

“Sabíamos que no podíamos trabajar de manera convencional y decidimos llevar Proyecto Balam a una metodología en línea. Creamos dos cursos, uno enfocado en el desarrollo del Internet de las Cosas y otro en videojuegos en 2D. Contamos con una alta participación de jóvenes tanto de la capital como del interior del país”, explica Pablo Torres, Mentor de Proyecto Balam.

“Las fases se transformaron para que pudieran realizarse completamente de manera virtual con un fuerte acompañamiento a distancia. Esto también facilitó que jóvenes de todas partes del país pudieran participar y además, les dio la oportunidad de conocer a otras personas con sus mismos intereses”, indica Rony Guzmán, Gerente General de Grupo Intelecto.

Cortesía

Por medio de Zoom, Google Meet y otras plataformas, los jóvenes participantes recibieron educación en línea y pudieron resolver dudas, así como compartir con diferentes expositores y ampliar sus conocimientos. “Los mejores resultados los obtuvieron jóvenes en Guatemala, Quetzaltenango, Quiché y Sacatepéquez, quienes conforman actualmente la Selección Nacional de Robótica. Esta es nuestra forma de compartir STEM a todo el país. Queremos que más y más jóvenes conozcan qué se puede hacer, qué es lo que existe y que todos tengan la oportunidad de competir a nivel profesional e internacional”, agrega Torres.

La nueva modalidad virtual le ha dado una diferente complejidad al desarrollo del proyecto FIRST GLOBAL en cuanto a planificación y ejecución. Todo es en línea y se manejan retos sociales, técnicos y la asistencia a webinars. “Si revisamos las estadísticas, Guatemala se encuentra en el top cinco de países de habla hispana que están compitiendo. En tema de puntos estamos muy similar a países como Venezuela, México y Ecuador. Actualmente ocupamos la posición 31 de 176 países. Este es un logro muy importante y queremos resaltarlo”, comenta el Dr. Oscar Rodas.

“Para todo proceso de innovación es vital contar con el apoyo de cuatro hélices importantes: sector público, sector privado, sector académico y la sociedad. Esta última es vital que reciba y apoye noticias positivas como esta para que tengan alto impacto y más jóvenes en el país sepan lo que se está logrando y que se fomente el STEM en las nuevas generaciones”, agrega Rodas.

“Competencias como estas buscan conectar a comunidades de jóvenes de todas partes del mundo en temas STEM. Los jóvenes que llegan a formar parte de la Selección Nacional de Robótica se dan cuenta de la importancia que tienen estas áreas en todo nivel y participar en Proyecto Balam los ha ayudado a descubrirse y sobre todo, a descubrir su potencial”, afirma Alex Guzmán, CEO de Grupo Intelecto y Co-Fundador del Proyecto Balam.

Cortesía

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.