"Dirty Scrabble", un reinventado juego con palabras eróticas que atrae a londinenses

¿Te imaginas cuántos puntos en el juego podrías conseguir con la palabra cunnilingus?

Por Ivonne Gordillo
Foto: AFP
"Dirty Scrabble", un reinventado juego con palabras eróticas que atrae a londinenses

Una palabra triple: cunnilingus. Alguien tuvo la idea de reinventar las reglas del venerable juego de componer palabras del Scrabble para dar un toque picante y erótico a las veladas de citas rápidas, en Londres.

La velada lleva el nombre de "Dirty Scrabble", "Scrabble sucio", y atrae a una veintena de londinenses, jóvenes y no tan jóvenes, a un cómodo salón privado de un pub del barrio de Hammersmith, en una noche desapacible de otoño.

Lee también: Estudio define a qué edad llega a tu vida el "verdadero amor" 

Música sugerente, luces ténues, velas, cócteles…. La noche tiene todos los ingredientes para que estos solteros se conozcan y vayan más allá si hay afinidad.

Fue Jordi Sinclair, un joven empresario especializado en la organización de veladas lúdicas, quien tuvo la idea de mezclar citas rápidas ("speed dating") y un Scrabble especial.

Palabras que rompen barreras

"El Scrabble está bien, pero para conocer a gente es un poco demasiado intelectual", explicó a la AFP este treintañero, que vestía camiseta negra y pantalón vaquero desgarrado.

Efectivamente, el Scrabble es un juego de paciencia que requiere concentración y se ajusta mal al ritmo desenfrenado y la tensión de esos encuentros cronometrados propios de las citas rápidas organizadas.

Para acomodarse a ellas, los organizadores cambiaron las reglas del juego: en el Dirty Scrabble no se cuentan los puntos, hay 11 letras en vez de 7 y pueden tomarse licencias con la ortografía.

Pero sobre todo, insistió Jordi Sinclair, hay que encontrar las palabras "más sexys posibles", sin censura, restricción o tabúes. "Es más fácil hablar de sexo cuando lo tienes escrito delante de las narices", añadió.

Sentados alrededor de una mesa de Scrabble, de dos en dos, los solteros tienen siete minutos para jugar y discutir antes de pasar a la mesa siguiente. Las palabras compuestas en los tableros reflejaban el desacomplejamiento.

De "hung" ("bien dotado") a "heat" ("calor"), pasando por "boobs" ("pechos") o "Dogy" ("la posición del perro").

"Hay palabras gruesas", bromeó Neil Shah, uno de los participantes, vestido aquella noche con un sueter rosa y una camisa blanca.

"Es divertido. Después de todo, la gente está relajada y usar un lenguaje ridículo rompe las barreras, te ríes y estás menos incómodo".

Con información de AFP

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo