FOTO. Liza Golden, la modelo que decidió subir de peso para ser feliz

Después de años de sacrificios y sufrimiento, Golden optó por aceptar su verdadera figura "curvy".

Por Publinews

La modelo Liza Golden inició su carrera a los 17 años en la industria de la moda. Como en cualquier profesión, los sacrificios eran necesarios. Sin embargo, la modelo no se sentía cómoda con el suyo. Para poder estar sobre una pasarela, la joven ingería 500 calorías diarias y entrenaba 4 horas al día.

Después de años de lucha corporal, la estadounidense decidió ponerle un alto. Ella asegura que se dio cuenta que lo más importante era ser feliz. A partir de ese momento aumentó 20 kilos (44 libras aproximadamente).

Actualmente alienta a sus seguidores por medio de sus redes sociales con el mensaje #bodypositivism (cuerpo positivo). Hace algunos días compartió en su cuenta de Instagram el "antes y después" de su saludable transformación.

A little flashback Friday action for you. This caption will be long and won't fit, so if you'd like to read please find the rest in the comment section….The left side was me at the start of the peak of my career. My first proper fashion week where I was actually the size I needed to be. I was booking amazing shows that one never thinks they actually could, walking with girls who I once looked up to, it was a serious adrenaline rush…but after fainting one night in my apt whilst preparing one of my very low cal meals (I think it was 20 pieces of steamed edamame if I remember correctly), I called it quits with the diet and workout regime I was put on and decided I could do it on my own. I thought to myself, I can still be this thin, but I'll just eat a little more so I don't feel so horrible. Well, eating a little more turned into eating nearly a bag full of almonds, which then turned into eating full size meals, which then turned into a full blown binge. I was craving every single food you could imagine and I was giving in to every craving even though I knew this was such an important time in my career. I made it through NYFW okay, no one had noticed any weight gain, but by the time I had gotten the LFW I could see the pounds starting to show both in the mirror and on the measuring tape, but I kept quiet obviously not wanting to sabotage myself. I found myself going to the grocery store and picking up raw vegetables to try and make up for the near two week binge I had in NY, but I didn't see any weight coming off no matter how "healthy" I was eating and no matter how many workouts I fit in. MFW came and I knew I was bigger and by bigger I mean a 35.5in hip rather than the 34.5in hip I started with in NY, I played it cool and just pretended everything was normal. I did end up booking shows, Dolce & Gabbana being one of them. Which I afterwards received online criticism about my thighs looking fat…Anyways PFW came about, and I found it impossible to resist those chocolate croissants 🙊 I went on many a casting with one exclusive option being on my schedule, but after meeting the client I knew the reason for me not nailing the gig, my size…

A post shared by Liza Golden-Bhojwani (@lizagoldenreal) on

"A la izquierda estoy yo en el despegue de mi carrera. Mi primera semana de la moda, donde yo tenía el tamaño que necesitaba", escribió.

Estándares de la moda

La presión para cumplir los estándares de la industria de la moda es fuerte. Mujeres andróginas, sin curvas y semidesnutridas aún se ven en las pasarelas. Para lograrlo, cualquier sacrificio era válido, expresa Golden en sus redes sociales.

Después de un año de carrera, la modelo empezó a notar cambios en su cuerpo y las dietas debían ser cada vez más rígidas. Ese estilo de vida repercutió en su salud, provocando baja presión, desmayos, entre otros.

"Sabía que no podía seguir saboteando mi cuerpo, mi salud y a mí misma, día tras día”, reveló.

Al darse cuenta de los cambios que exigía su cuerpo, comenzó un plan de alimentación saludable. Inició rutinas fitness equilibradas y poco a poco su figura curvy comenzó a delinearse.

Influyente del movimiento curvy

Tras su aumento de peso, muchas agencias de modelos le cerraron las puertas. Pero la industria que le había dado fama la volvió a tomar en cuenta desde otro ángulo. Ahora es influyente y abanderada del movimiento curvy.

Pertenece a la agencia de modelos más prestigiosa IMG, la misma que marcó a Kate Moss, musa de firmas internacionales.

Aceptación física

En sus redes sociales tiene más de 55 mil seguidores y a diario sube fotografías impulsando la aceptación física.

"Mis medidas actuales me hubiesen desesperado años atrás, pero hoy soy feliz. Amo mi figura”, compartió en su Instagram.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo