Los principios de la “buena política”

“Lo público debe ser dirigido con ética, lealtad y experiencia, y no puede volverse un botín de los actores de turno”.