Noticias

Recomendaciones para evitar un golpe de calor

Los periodos de altas temperaturas pueden provocar un golpe de calor, caracterizado por fuerte dolor de cabeza, pérdida de la conciencia, aumento extremo de la temperatura corporal, mareo y sequedad en la piel.

Consejos para evitar el golpe de calor Consejos para evitar el golpe de calor

Según la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), se define ola de calor a un “período en el cual las temperaturas máximas y mínimas igualan o superan, por lo menos durante tres días consecutivos y en forma simultánea, ciertos umbrales que dependen de cada localidad”.

PUBLICIDAD

Más allá de esta explicación, cuando una temperatura muy elevada se extiende en el tiempo, el organismo también se ve afectado, ya que pueden surgir golpes de calor, insolación o deshidratación. Por este motivo, es de suma importancia tomar en consideración algunas recomendaciones para poder disfrutar del calor sin dejar de estar saludables.

Las altas temperaturas ponen en riesgo la salud de las personas, especialmente de los mayores de 60 años y de los bebés y niños. Los periodos de altas temperaturas pueden provocar un golpe de calor, caracterizado por fuerte dolor de cabeza, pérdida de la conciencia, aumento extremo de la temperatura corporal, mareo y sequedad en la piel, señalaron desde la Conred. En tanto, desde la Cruz Roja Guatemalteca emitieron una serie de consejos para evitar caer en esta dolencia.

Consejos para evitar el golpe de calor

  • Aumentar el consumo de líquidos para mantener una hidratación adecuada.
  • No exponerse al sol en exceso ni en horas centrales del día.
  • Evitar las bebidas alcohólicas o muy azucaradas.
  • Evitar comidas muy abundantes.
  • Ingerir verduras y frutas en vez de comidas abundantes.
  • Reducir la actividad física.
  • Usar ropa ligera, holgada y de colores claros.
  • Permanecer en espacios ventilados o acondicionados.

Desde la Cruz Roja Guatemalteca indicaron que un primer paso es “tranquilizar a la persona y dar líquido para beber”, mientras que en “los bebés que son amamantados deben continuar haciéndolo y aumentar la frecuencia de alimentación y en los que reciben fórmula láctea deben beber cantidades regulares de leche, complementadas con una solución de rehidratación oral”.

En tanto, se debe buscar ayuda profesional si la condición de la persona no mejora rápidamente, se trata de un bebé, un niño o un adulto mayor, el afectado está perdiendo más líquido del que pueden ingerir (p. ej., vómitos o diarrea), orina muy poco o nada y la orina tiene un color oscuro, o tiene fiebre o signos de agotamiento por calor.

PUBLICIDAD

Tags


Lo Último