Salen a la luz los motivos del tirador de Oklahoma que dejó 4 muertos

Tiroteo en hospital de Oklahoma
Getty Images
El tirador, identificado como Michael Louis, irrumpió en un hospital, armado con un rifle y una pistola; mató a cuatro personas y luego se quitó la vida.
Publicidad

Salen a la luz nuevos datos sobre el tiroteo perpetrado la tarde del miércoles en un hospital de Oklahoma, Estados Unidos, el más reciente de una serie de ataques armados de este tipo y el cual dejó cinco muertos, entre ellos el propio tirador. La policía reveló, además, los motivos del sospechoso para cometer el ataque.

El tirador, identificado como Michael Louis, irrumpió en el hospital Saint Francis, en la ciudad de Tulsa, armado con un rifle y una pistola. Mató a cuatro personas: dos médicos, una recepcionista y un paciente, y posteriormente se quitó la vida de un disparo.

Tiroteo en hospital de Oklahoma
Getty Images

De acuerdo con las autoridades, Louis acudió al lugar con la intención de asesinar a un cirujano que recientemente lo había operado de la espalda, a quien culpaba de los dolores que sufría tras la intervención. Louis fue operado por el cirujano Preston Phillips, en el hospital Saint Francis, y había llamado a la clínica para quejarse de los dolores, dijo el jefe de la policía de Tulsa, Wendell Franklin, durante una rueda de prensa.

Franklin detalló que la policía encontró una carta del sospechoso en la que este “dejaba claro que entró con la intención de matar al doctor Phillips y a cualquiera que se interpusiera en su camino”. “Culpaba al doctor Phillips del dolor continuo tras la operación”, apuntó el jefe policial. Franklin confirmó que Phillips es una de las cuatro víctimas y que Louis se suicidó después de realizar el tiroteo. La policía añadió que el hombre compró una pistola semiautomática en una armería local poco antes del tiroteo.

Violencia armada en Estados Unidos

El ataque ocurre solo días después de que 19 alumnos y 2 maestras fueran asesinados en una masacre en una escuela primaria en Uvalde, Texas. Estas tragedias han dado lugar a llamamientos a favor de una legislación más estricta en materia de control de armas.

Según el Gun Violence Archive, solo en lo que va de este año se han producido más de 200 tiroteos masivos (aquellos en los que cuatro o más personas resultan heridas o muertas en un solo evento, sin incluir al tirador) en Estados Unidos, concretamente 233.

*Con información de AFP

(Visited 455 times, 1 visits today)

Publicidad

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO