Atentados del 11 de septiembre, 20 años después

Atentado de las Torres Gemelas, en Nueva York
Este sábado se cumplen dos décadas desde que el grupo terrorista islamista wahabí Al Qaeda llevó a cabo una serie de cuatro atentados terroristas coordinados contra Estados Unidos. Publinews investiga qué heridas siguen abiertas.
Publicidad

Las consecuencias del 11-S han dejado profundas cicatrices en el cuerpo político del mundo que no han cicatrizado. Según los expertos, demostró al mundo que un actor no estatal con recursos limitados y relativamente pocos miembros podía paralizar a uno de los Estados más poderosos de la Tierra y cambiar esencialmente la historia de forma imprevisible.

“A medida que nos acercamos al 20 aniversario, parte de la conversación nacional de Estados Unidos debería consistir en reflexionar sobre lo que salió mal. Es necesario responsabilizar a la ‘industria del terrorismo’ que surgió tras los atentados por vender el miedo y distorsionar la realidad”, dijo a Publinews Internacional Fawaz Gerges, profesor de relaciones internacionales en la London School of Economics and Political Science.

“Estados Unidos debe resistir la tentación de disparar primero y preguntar después. Esta ha sido una receta para el desastre en Vietnam, Irak, Afganistán y más allá. Lo que hemos aprendido es que no se puede imponer la democracia a través del cañón de una pistola o de la ingeniería social”, añadió.

Según Joseph Fitsanakis, profesor de estudios de inteligencia y seguridad en la Coastal Carolina University, en Estados Unidos, también hemos aprendido que no se puede destruir el terrorismo gastando billones de dólares y con ejércitos que tengan una huella logística masiva en países situados a miles de kilómetros.

“El terrorismo se vence más eficazmente con pequeños golpes quirúrgicos que solo se dirigen a los responsables directos. Un ejemplo de este tipo de operación fue Neptune Spear, que mató al cofundador de Al Qaeda, Osama bin Laden. Yo diría que fue uno de los pocos aspectos exitosos de la ‘guerra global contra el terrorismo’ dirigida por Estados Unidos”, afirmó.

De hecho, los expertos creen que, en su forma original, la guerra contra el terrorismo ha desaparecido. En Estados Unidos será recordada por la muerte de Bin Laden y posiblemente del líder espiritual del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi. Aparte de eso, será recordada por la forma en que dividió políticamente a los estadounidenses, así como por el enorme déficit que dejó en el presupuesto del país.

Fuera de Estados Unidos, la guerra contra el terrorismo se recordará sobre todo de forma negativa, ya que en realidad perjudicó los valores y el poder de Occidente al hacer que este pareciera más débil, en lugar de más fuerte, ante el resto del mundo.

“Veinte años después, hay aproximadamente entre 100 mil y 230 mil combatientes yihadistas activos en docenas de países de todo el mundo. La guerra contra el terrorismo ha alimentado a los mismos grupos que se pretendía destruir”, añadió Gerges.

Y la reciente toma de Afganistán por parte de los talibanes también suscita nuevas preocupaciones terroristas.

“Se respirará un nuevo aire de optimismo entre los partidarios de la militancia islámica en todo el mundo. Esto puede tener implicaciones que revitalicen el islam radical en Asia, incluso en Oriente Medio, pero también en África”, comentó Fitsanakis.

Por ello, los expertos no descartan que en el futuro pueda producirse un suceso similar al del 11-S, ya que nuestras sociedades siguen siendo frágiles y el equilibrio entre el orden y el caos es extremadamente delicado.

“Si algo hemos aprendido de la pandemia de Covid-19 es que nuestra capacidad para defender a nuestras sociedades de calamidades catastróficas es limitada. Los grupos terroristas observan estos acontecimientos con interés”, concluyó Fitsanakis.

4 preguntas a… J. Wells Dixon, abogado principal del Centro para los Derechos Constitucionales, en Nueva York, EE. UU.

  • ¿Por qué los cinco co-conspiradores acusados siguen esperando que comience un juicio después de tantos años?

Nadie relacionado con Guantánamo espera razonablemente que el caso del 11-S llegue a juicio. Las comisiones militares han demostrado ser incapaces de impartir justicia o rendir cuentas por el 11 de septiembre o por las posteriores torturas y abusos de los acusados. En su lugar, las comisiones proporcionan una capa cada vez más fina de “proceso” legal para ayudar a justificar el statu quo, manteniendo a los acusados incomunicados e impidiendo que la información sobre sus torturas y abusos se haga pública.

  • Entonces, ¿nunca serán juzgados?

La historia sugiere que los acusados del 11-S nunca serán juzgados. Veinte años después del 11 de septiembre, sigue habiendo incertidumbre sobre los delitos que pueden ser juzgados por las comisiones militares. Tampoco está claro cuáles cuerpos legales rigen las comisiones, lo que deja sin respuesta cuestiones básicas sobre la aplicabilidad de las protecciones fundamentales de la Constitución de Estados Unidos, como el derecho del acusado a ver las pruebas y a enfrentarse a los testigos en su contra. Las comisiones también están irremediablemente contaminadas por el uso que hace el gobierno de las pruebas de tortura contra los acusados. Al mismo tiempo, vemos en el reciente caso de Majid Khan, que se declaró culpable y cooperó con el gobierno durante una década, que el gobierno no permitirá que los acusados presenten pruebas sobre su tortura como atenuante en la sentencia. No es de extrañar que, después de casi 20 años, las comisiones militares solo hayan dado lugar a ocho condenas, casi todas ellas resultado de declaraciones de culpabilidad, y la mayoría anuladas en última instancia en apelación. Han muerto más detenidos en Guantánamo (9) que los que han sido condenados por las comisiones militares (😎.

  • ¿Cuál es la situación actual de los presos en Guantánamo?

Unos 780 hombres han pasado por Guantánamo y 39 permanecen en la actualidad. Una docena de hombres se enfrentan a cargos o están cumpliendo condenas, incluido un hombre, Majid Khan, quien se declaró culpable y cooperó con el gobierno durante una década y al que Estados Unidos debe trasladar a otro país cuando concluya su condena en febrero de 2022. El gobierno ha determinado que no procesará a los otros 27 hombres y que debe trasladarlos lo antes posible. En cuanto a la vida cotidiana de los detenidos, desde que llegaron a Guantánamo han permanecido esencialmente incomunicados, aislados del mundo y de sus familias, y solo se les permite recibir cartas censuradas y realizar llamadas telefónicas ocasionales a casa. Además, la población de detenidos está envejeciendo y muchos hombres padecen enfermedades que los centros médicos de ultramar no pueden tratar adecuadamente, como exige el derecho internacional. Si no son trasladados pronto, probablemente morirán ahí.

  • ¿Tiene EE. UU realmente la intención de cerrar Guantánamo?

El presidente Biden cree que Guantánamo debe cerrarse como una cuestión de política y tiene autoridad legal para hacerlo, pero su administración no ha tomado durante casi siete meses medidas sustanciales para lograr ese objetivo. El cierre de Guantánamo requerirá una diplomacia sostenida para negociar el traslado de los detenidos a terceros países. Esto sería sustancialmente más fácil con el nombramiento de un enviado especial en el Departamento de Estado cuyo único objetivo sea el cierre de Guantánamo. El cierre también requiere que se exploren resoluciones negociadas para los casos pendientes de las comisiones militares, incluyendo acuerdos de culpabilidad. La Casa Blanca también debe ordenar al Departamento de Justicia que deje de luchar en los tribunales para retener a los detenidos que la administración ha determinado que ya no quiere detener. Por último, el cierre de Guantánamo requerirá un fuerte apoyo de los aliados de EE. UU. que acepten reasentar a los hombres apátridas o que no puedan ser enviados a sus países de origen por motivos de inestabilidad o trato humano.

(Visited 1,284 times, 1 visits today)

Publicidad

-

LO MÁS LEÍDO