¿Cómo logra Israel ser el país que más ha vacunado a su población?

Vacunación en Israel
Foto: Getty
Israel es uno de los países que más ha avanzado en el control de la pandemia; sin embargo, autoridades del país piden no bajar la guardia.

En la época de la nueva normalidad que se vive en el mundo debido a la pandemia del Covid-19, Israel ha destacado por ser el país que más vacunas aplica a la población en general. Debido a esto, ahora reabre actividades económicas a quienes ya fueron inmunizados contra el virus SARS-CoV-2.

Entre las medidas implementadas para su recuperación está el uso de “certificados verdes”. Así podrán reabrir comercios a pie de calle que seguían cerrados, mercados al aire libre, centros comerciales, bibliotecas o museos, con estrictas reglas para la prevención del contagio.

A su vez, los alumnos de quinto y sexto de primaria y de los dos últimos cursos de secundaria pueden volver a las aulas en áreas con tasa de morbilidad baja después de que los más pequeños, de preescolar y primeros cursos de primaria, ya lo hicieran hace más de una semana.

Otro factor a destacar es que en Israel se permite la apertura de gimnasios, piscinas, hoteles y espacios para eventos deportivos o culturales como teatros, pero solo se autoriza la entrada a los ciudadanos que ya hayan recibido dos dosis de la vacuna o que hayan superado el Covid-19 y puedan acreditar su condición con el denominado certificado verde, un documento digital de seis meses de duración que identifica sus datos con un código QR. Este se puede conseguir en una aplicación del Ministerio de Sanidad que se puso en marcha esta semana.

Para conocer más sobre cómo es que Israel ha logrado avanzar en este sentido, Publinews Internacional conversó con Chaim Rafalowski, coordinador nacional de Gestión de Desastres del Magen David Adom, de Israel. Rafalowski tiene un máster en gestión y administración pública (Universidad de Tel Aviv) y ha sido paramédico, miembro del Magen David Adom desde 1981. Hoy es responsable de la preparación ante catástrofes mayores, la coordinación con el movimiento internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja y proyectos internacionales de cooperación.

Además, desde el inicio de la mesa nacional de crisis del Ministerio de Salud de Israel (en marzo de 2020), representa al Magen David Adom en esta instancia. La mesa nacional de crisis mantiene la coordinación de todos los actores de salud durante la pandemia de Covid-19 bajo el liderazgo del Ministerio de Salud.

Factores del éxito

“Nuestro Ministerio de Salud salió de su función habitual de regulación de la gestión a un rol muy operativo de manejar la vacunación. El Ministerio es el que compra las vacunas, las jeringas, las agujas, el que distribuye todo este material y el que decide cuándo va a ir a cada uno de los agentes que están vacunando. También está monitoreando cada hora cuántas vacunas se pusieron y en qué sitio del país. Así, está haciendo los ajustes necesarios a nivel diario. Y eso, obviamente, está dando muy buenos resultados”.

“En Israel todos tenemos un seguro médico obligatorio. Esto significa que cada uno de nosotros está asociado a una de las cuatro aseguradoras médicas, que llamamos Cajas de Atención Primaria”.

“Desde el principio de esta pandemia se entendió que las personas mayores son las más vulnerables y por eso el Ministerio de Salud tomó la decisión de que los hogares de personas mayores y hogares para personas con discapacidad se vacunarían en una forma móvil”.

“Tenemos comunidades que –por una u otra razón– quieren vacunarse menos y se está haciendo un proyecto sumamente importante de alcance, nuevamente con Magen David Adom y con su capacidad móvil para llegar a ellas, motivarlas y vacunarlas en sitio”.

4 preguntas a…

Chaim Rafalowski | Coordinador nacional de Gestión de Desastres del Magen David Adom Israel

  • ¿Qué hizo Israel para ser el país con más vacunas aplicadas?

Tenemos que reconocer que la geografía y demografía de Israel es algo que es muy importante en esta operación. Somos 9.3 millones de habitantes, así que somos menos población que Ciudad de México. La extensión es de 22 mil kilómetros cuadrados, del mismo tamaño que algunos estados de México. Tenemos que ser modestos en los temas del tamaño. Ahora, de los 9.3 millones de habitantes que somos, tenemos 6 millones de personas que son elegibles a la vacuna, ya que tenemos 600 mil personas que ya están recuperadas del Covid-19. Además, tenemos más o menos 2.5 millones de personas menores de 16 años que en este momento no pueden ser vacunadas. De las seis millones de personas elegibles para la vacuna, ya se vacunaron 4.4 millones. De estas, 2.6 millones están protegidas, es decir ya han recibido su segunda dosis. Así que estamos con más o menos 50% de las personas elegibles ya protegidas y obviamente vamos creciendo con esas cifras.

  • ¿Cómo es el ambiente ahora que se ha avanzado en la vacunación?

Hay mucho optimismo. Y yo creo que ese es uno de nuestros desafíos, para ser sincero. Aunque las personas se hayan vacunado, todavía es solamente 50% de la población elegible y tenemos 3 millones más de personas que no van a ser vacunadas en este momento. Lo que quiere decir que no podemos bajar nuestras precauciones. No puede haber fiestas aún y eso que tenemos fiestas judías que se acercan. No podemos darnos ese lujo. Corremos el riesgo perder lo ganado con la vacuna, porque tenemos que entender que vamos a tener mutaciones y de vez en cuando esas mutaciones van a causar un virus más contagioso o con mayor mortalidad. La única forma de evitar estas mutaciones es evitar ese proceso con las mascarillas, con la distancia y con la vacuna. Tenemos que disminuir, de una forma dramática, la cantidad de oportunidades que el nuevo coronavirus tiene para duplicarse y por eso vamos a tener que seguir manteniendo este nivel de vigilancia. Vemos la luz al final del túnel, pero no hemos llegado al final del túnel todavía.

  • ¿Cuáles son los desafíos de Israel en su campaña de vacunación?

Hay que entender que es una operación logística compleja. Además, cuando se saca la vacuna del contenedor prefijado a -70 grados centígrados a un refrigerador de 2 a 8 °C, tenemos solamente 120 horas para poder vacunar. Para toda esta logística hay que prepararse con equipo especial, con refrigeradores móviles, etcétera. El segundo desafío, que yo creo que es el más importante, es la campaña antivacunas. Yo creo que es un fenómeno global, todos mis compañeros del mundo lo ven. A veces me parece que es mal intencionado. Las personas están difundiendo cosas que saben que son mentiras. Al mismo tiempo, hay que reconocer que las personas tienen preocupaciones, que son muy legítimas y es nuestro deber como profesionales de salud compartir nuestro conocimiento. Respetar esas preocupaciones, dar a las personas la respuesta y de vez en cuando tenemos que decirles “No tenemos suficientes datos. Eso es lo que conocemos. Faltan datos porque es una vacuna que sí, se ha probado muchísimo, pero hay datos que tienen que ser analizados y eso tardará tiempo”.

  • ¿Cuál es el panorama a esperar para los próximos meses?

Proteger en una forma muy eficaz a las personas que sufren el riesgo más alto de una enfermedad grave. También esperamos llegar a por lo menos el 50% de vacunación en las personas más jóvenes menores de 50 años esperando que en los próximos meses se puedan vacunar los jóvenes de 12 a 16.

* Con información de Miguel Velásquez, Publinews Internacional.

(Visited 659 times, 1 visits today)

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO