Vuelven los retenes policiales para luchar contra el coronavirus en Madrid

La región registra una infección con un promedio de 730 casos por 100.000 personas.
Vuelven los retenes policiales para luchar contra el coronavirus en Madrid
Foto: AFP

“No ha cambiado nada. Es igual que ayer y anteayer, como cualquier otro día del barrio”, dice Martinio Sánchez en una concurrida calle de Madrid, ciudad parcialmente cerrada para disminuir el contagio del virus.

“Esto lo tenían que haber hecho en el mes de agosto, pues a lo mejor no habíamos llegado a donde hemos llegado”, afirma este hombre de 70 años, mientras camina con su perro en Ciudad Lineal, un suburbio del este de Madrid.

Unas 4,5 millones de personas se verán afectadas por el cierre forzado que se inició desde las 22H00 locales (20H00 GMT) el viernes, cuando la región lucha contra una infección con un promedio de 730 casos por 100.000 personas, comparado con 300 por 100.000 en el resto del país, el más alto promedio en la Unión Europea.

En los próximos 14 días, residentes de la capital y nueve ciudades cercanas, no podrán salir de los límites de sus localidades, salvo por trabajo, ir a la escuela o por razones médicas.

Pero no están confinados en sus casas y pueden circular libremente en sus localidades o barrios.

Horas después de que se empezó a aplicar la medida, se podía ver a policías con mascarillas instalando retenes temporales y deteniendo vehículos durante 20 minutos antes de trasladarse a otro lugar, afirmó un corresponsal de la AFP.

Vuelven los retenes policiales para luchar contra el coronavirus en Madrid
Foto: AFP

Pero en la ciudad poco parece haber cambiado y la vida normal sigue su curso en esta soleada mañana de octubre con un fuerte frío otoñal.

“Está todo abierto, policías no se ve ninguno. Podemos movernos por Madrid pero salir a los pueblos, por ejemplo, para la sierra, para todo esto, no se puede salir”, dice Feliza Sánchez, de 78 años.

“Yo no sé cómo va a cambiar la situación de momento”, agrega.

Sentado en un bar con una cerveza y un pedazo de tortilla española, Jorge Álvarez dice que las restricciones no tienen mucho impacto en su vida.

“En principio no va a cambiar nada, voy a seguir haciendo una vida normal, esperando lo que pase, porque tampoco te puedes encerrar en casa ni dejar de cubrir tus necesidades”, dice Alvarez, un carpintero mecánico de 49 años.

¿”Quién sabe si va a frenar el contagio? La gente de la hostelería lógicamente va a perder muchísimo dinero”, añade.

Bares y restaurantes impactados

Para los que están en el sector de bares y restaurantes, que deben reducir a la mitad la clientela y cerrar a las 23H00 locales (21H00 GMT), las nuevas reglas son un gran golpe, particularmente en un país donde la gente suele salir a compartir tarde en la noche.

“Pues terriblemente, yo creo que con esta medida muchos locales pensarán en cerrar”, dice Baldomero Cubas, de 50 años, quien administra la Cervecería Santa Ana en el centro de la ciudad.

“Porque imagínese, si las cuentas ya no cubrían como estábamos, ahora sólo podemos tener 60% de asientos fuera y 50% dentro, y encima cerrar a las 11 de la noche, para nosotros es más pérdida que cubrir gastos”, agrega.

Y muchos temen que sus negocios no sobrevivirán, como Jorge Luis Ortega Piña, dueño de la taberna Degustando, pequeño pero popular bar en Ciudad Lineal con sillas ante la barra para 15 personas.

“Yo seguramente tendré que cerrar”, dice el hombre de 50 años detrás de la barra reluciente. Dice que ha hecho todo lo posible para establecer distancias entre los clientes.

Para frenar el Covid-19, Madrid se prepara a restringir la libertad de movimiento

“Yo con este cierre se supone (alcanzaríamos) 1.500 euros (1.750 dólares) por mes y somos una familia de cuatro. Yo creo que es verdaderamente complicado”, señala.

Dice que la gente está puesta de rodillas a causa de la devastación causada por la pandemia, que deja a muchos luchando para sobrevivir, incluso con ayuda gubernamental.

“Va a haber revueltas”, advierte, e indica que el sector caritativo está desbordado ante la cantidad de gente necesitada.

“Está colapsado Caritas, está colapsado De la Paz, está colapsado la Cruz Roja, está colapsado todo”, dice.

El virus ha matado hasta ahora a 32.000 personas en España e infectado a unas 760.000.

* Con información de la agencia de noticias AFP.

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.