¿Qué esperar del primer debate de Trump vs. Biden?

El martes ambos candidatos presidenciales se enfrentarán para discutir los principales temas que preocupan a Estados Unidos antes de las elecciones de noviembre.
Joe Biden y Donald Trump
Foto: AFP

Después de una intensa campaña electoral, constantes acusaciones e incluso amenazas, el exvicepresidente Joe Biden y el actual presidente Donald Trump tendrán el primer debate presidencial de la campaña de 2020.

Antes de las elecciones del 3 de noviembre, tendrán cuatro encuentros cara a cara: tres presidenciales y uno entre compañeros de fórmula. Cada uno durará 90 minutos, durante los cuales los candidatos discutirán temas relevantes, que van desde la gestión de la economía hasta la pandemia de Covid-19 o los cambios en la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos.

Trump exige que Biden se haga un “test de drogas” antes o después de su primer debate

¿Qué esperar?

“Yo esperaría que el primer debate fuera sobre los registros de la competencia de Joe Biden y Donald Trump. Espero que ambos candidatos enfaticen sus logros y llamen la atención sobre los problemas con el historial de su oponente. Además, espero que Biden trate de mantenerse en el mensaje, pintar el contraste con Trump y tratar de evitar cualquier error que cambie la actual trayectoria de la carrera”, explicó John P. Koch, profesor titular y director de debate en la Universidad de Vanderbilt, en Estados Unidos.

“Espero que Trump trate de crear momentos memorables que dominen la cobertura mediática del evento. En resumen, mientras que Biden probablemente buscará evitar los grandes momentos, Trump buscará crearlos”, añadió.

El encuentro de este martes, 29 de septiembre, se llevará a cabo en la Universidad Case Western Reserve, en Cleveland, y será moderado por Chris Wallace, anfitrión de “Fox News Sunday”. Según la Comisión de Debates Presidenciales, el formato de este debate será “dividido en seis segmentos de aproximadamente 15 minutos cada uno”. Seis temas, que están sujetos a cambios de última hora, incluyen los registros de Trump y Biden, la sucesión en la Corte Suprema, la pandemia del Covid-19, la economía, raza y la violencia en las ciudades y la integridad de las elecciones.

Biden acusa a Trump de usar la Corte Suprema para “eliminar” el Obamacare

Como cada cuatro años, los expertos advierten que los debates presidenciales en el país deben ser renovados: “Ciertamente, no soy el primero en hacer este argumento, pero los debates presidenciales en su formato actual funcionan como conferencias de prensa conjuntas”, añadió Koch.

“Esto quiere decir que los candidatos en un debate suelen dar respuestas que los votantes podrían obtener de cualquier conferencia de prensa normal de los medios, ya que normalmente hay más compromiso entre los candidatos y el moderador que entre los propios candidatos. Una mejora que podríamos hacer entonces sería fomentar formatos que permitan una interrogación e interacción más directa entre los candidatos”, dijo.

“Otra mejora que he defendido es que en lugar de que los debates se centren en responder a preguntas de política, deberían centrarse en los aspectos laborales de un presidente. Una forma de hacerlo sería que el debate comience con una hipotética situación de crisis, después de la cual cada candidato podría reunirse con sus asesores, formular cómo respondería a ella, presentar y responder a preguntas sobre cómo respondería y luego debatir con otros candidatos sobre quién tiene el mejor enfoque para la situación hipotética. Esto permitiría a los votantes obtener una visión de cómo cada candidato realizaría realmente el trabajo de presidente, no solo de cuáles son sus opiniones sobre los temas”, concluyó Koch.

Para saber más sobre lo que se puede esperar, Publinews Internacional habló con Robert Speel, profesor de ciencias políticas en la Penn State Erie, The Behrend College, en los Estados Unidos.

Trump pagó 750 dólares de impuestos federales el año que ganó elecciones

3 preguntas a…

Robert Speel, profesor de ciencias políticas en la Penn State Erie, The Behrend College, en los EE. UU.

  • ¿Qué se puede esperar de Donald Trump durante el primer debate?

En los debates de 2016, el presidente Trump fue muy agresivo al desafiar a Hillary Clinton. No parecía ser una táctica popular entre los espectadores del debate, pero de todas formas ganó las elecciones. En este debate, se verá obligado a explicar su respuesta a la pandemia de Covid-19, a responder si va a respetar el resultado de las elecciones si pierde y a discutir si sus comentarios en discursos, mítines de campaña y en Twitter provocan conflictos raciales y violencia en los EE. UU. en lugar de detenerlos. Trump probablemente tratará de centrarse en lo bien que iba la economía estadounidense antes de la pandemia y de afirmar que la economía pronto volverá a ir mejor que antes. Su mayor desafío será probablemente mantener la calma si Joe Biden o el moderador desafían cualquier mentira expresada por Trump o lo culpan por el alto número de muertes por la epidemia del nuevo coronavirus en el país.

  • ¿Qué hay de Joe Biden?

El presidente Trump y su campaña han tratado de presentar a Joe Biden como demasiado viejo y confundido para ser presidente. Aunque Biden a veces parecía mostrar signos de envejecimiento durante la campaña de las primarias presidenciales, en su mayoría ha evitado hacer un gran número de chapuzas en sus recientes apariciones públicas, algo que le ha metido en problemas en el pasado. Trump también ha apodado frecuentemente a Biden como “Sleepy Joe”, aunque Biden nunca ha tenido el hábito de dormirse en público. Así que el trabajo de Biden en este debate es estar listo para criticar fuertemente el historial de Trump como presidente, para estar preparado para los ingeniosos regresos cuando Trump dice algo que no tiene sentido y para parecer alerta y asertivo. Si Biden hace todo eso, los intentos de Trump de presentar a Biden como alguien no calificado para ser presidente fracasarán.

  • ¿Qué tan importantes son los debates presidenciales?

En los últimos 25 años, los debates presidenciales han causado a veces cambios temporales en los resultados de las encuestas, pero no han tenido un impacto significativo en el resultado final de una elección estadounidense. En este momento, los debates son solo algo que se espera que hagan los candidatos presidenciales y proporcionan una forma muy popular de entretenimiento político para las cadenas de televisión y para los votantes. Ciertos momentos en los debates se hacen conocidos en la cultura e historia de los Estados Unidos, como en 2016, cuando Hillary Clinton acusó a Donald Trump de ser la marioneta de Vladimir Putin, y Trump respondió: “No hay marioneta, no hay marioneta, tú eres la marioneta, no, tú eres la marioneta”. Enseño sobre las elecciones a los estudiantes y les encanta discutir momentos divertidos y extraños en debates como esos.

Los expertos

¿Cómo definir una “victoria” en un debate presidencial?

  • “Trump y sus partidarios dirán que ganó sin importar lo que pase, al igual que Biden y sus partidarios. La verdad y el civismo casi se han desvanecido en la política presidencial de Estados Unidos. El debate no será sobre hechos o verdad, será una presentación de retórica, falsedades y todo lo demás”. Bryan Cranston, candidato al doctorado en política e historia en la Universidad Tecnológica de Swinburne en
    Queensland, Australia
  • “La idea de ‘ganar’ un debate presidencial es dura, la mayoría de los observadores no cambiará su apoyo de un candidato a otro. Por lo tanto, se necesitan dos cosas principales para ‘ganar’. Primero, el ‘ganador’ necesita recoger tantos votantes indecisos como sea posible y más que el ‘perdedor’. Busca que el ganador sea el candidato que mejor demuestre decisión, simpatía y la habilidad de pensar de pie. Segundo, el ganador necesita energizar y motivar más a sus votantes decididos que el perdedor. En este caso, que busque que el ganador se maneje bien dado lo que su oponente dice y hace”. Gina Yannitell Reinhardt, profesora titular en el Departamento de Gobierno de la Universidad de Essex, en el Reino Unido
  • “Es probable que los partidarios de cada candidato digan que su candidato ganó. Pero los encuestadores legítimos y neutrales harán sus propias encuestas después del debate, lo que nos dará una bonita idea de cómo reaccionaron los votantes”. Alan Schroeder, profesor emérito en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Northeastern, en EE. UU.

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.