Diputados repiten prácticas negativas para aprobar ciertas leyes

A 10 días de que finalice el primer periodo de la octava legislatura, expertos evalúan el desempeño de los diputados, quienes en su mayoría ocupan por primera vez una curul y algunos han sido oposición en medio de la emergencia por el coronavirus.

Por Joel Maldonado

La amplia representación en el Congreso ha cambiado la dinámica para aprobar leyes, pero también ha evidenciado que varios diputados han utilizado prácticas en legislaturas pasadas para lograr beneficios para algunos grupos.

Analistas evaluaron el trabajo de los diputados en el primer cuatrimestre del año, dos coincidieron que han visto modos que afectan el desempeño de ese organismo.

Emilio Ruiz, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), resaltó que hay mayor “calidad de diputados” en comparación a la legislatura pasada, pero enfatizó que se han visto prácticas negativas, principalmente en la junta directiva.

Entre las artimañas que Ruiz mencionó están el vetar el uso de la palabra a los diputados, así como la lectura rápida de las iniciativas de ley por los secretarios para agilizar su aprobación, lo cual es una irresponsabilidad.

“Es imposible que la directiva no les dé la palabra a los diputados, quienes son los representantes de los ciudadanos, para que se escuchen sus demandas en ese organismo”, resaltó Ruiz.

El politólogo Renzo Rosal coincidió con Ruiz en mencionar que hay prácticas negativas y clientelismo, lo que hace que la valoración del desempeño sea negativa.

También el entrevistado resaltó que hay poca transparencia desde la directiva, además de una disputa con los medios de comunicación y una subordinación del Legislativo al Ejecutivo debido a la emergencia.

“Le queda grande el traje al presidente del Congreso, ya que hay dificultad para la conducción de la agenda política y la dinámica se ha visto forzada para aprobar ciertas leyes”, puntualizó Rosal.

VIDEO. Con una oración, presidente del Congreso inicia jefes de bloque

La Constitución declara que Guatemala es un Estado laico; sin embargo, el presidente del Congreso hizo una oración al inicio de jefes de bloque.

Otra de las malas prácticas es la contratación de exdiputados como asesores para seguir “gestando” asignaciones presupuestarias para sus beneficios.

Ambos expertos mencionaron que algo positivo de esta legislatura es que los bloques minoritarios han logrado ser oposición y hay mayor debate de las leyes.

Desempeño negativo

El analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN) Francisco Quezada recordó que aunque hubo cambio de diputados, lo malo que continúa en el Congreso es la “pésima calidad” en la redacción de propuestas de ley, como es el Decreto 15-2020, por lo que el mandatario lo vetó, lo cual crea problemas en el ordenamiento legal.

Sin embargo, Quezada mencionó que hay una diferencia para “buscar los consensos en la aprobación de los estados de Excepción”, ya que durante los gobiernos de Colom y Pérez Molina había prácticas ilegales, comprando voluntades para enriquecimiento ilícito.

Constitución establece plazos

  • El artículo 158 constitucional menciona que las sesiones ordinarias empiezan el 14 de enero al 15 de mayo y el segundo periodo ordinario comienza el 1 de agosto y termina el 30 de noviembre.
  • Durante el receso se realizan sesiones extraordinarias, siempre que sean convocadas por la Comisión Permanente, pero por razones mayores se acordó realizar dos sesiones por mes durante el descanso.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo