Incrementan casos de coronavirus en centros de detención de migrantes en Estados Unidos

En las últimas semanas, los migrantes detenidos han denunciado que las condiciones en los centros se deterioran.

El brote de coronavirus en distintos reclusorios para migrantes en Estados Unidos creció. Pasaron de 32 casos el miércoles; a 61, dos días después.

“Hay 61 casos confirmados de COVID-19 entre las personas en custodia de ICE”, informó el Servicio de Inmigración.

La situación se da en un momento en que en Estados Unidos hay más de 20 mil muertos por la epidemia. Además, registran que 1 mil 920 personas fallecieron por el nuevo coronavirus en las últimas 24 horas. Los datos son según la Universidad Johns Hopkins.

Aumentan los casos. También hay más infectados en los centros de confinamiento para migrantes.

No separan a los contagiados

Eileen Blessinger, una abogada especializada en inmigración, dijo a la AFP que uno de sus clientes recluidos le indicó que desde el inicio de la epidemia las condiciones en la prisión se han deteriorado.

“Las porciones de comida han disminuido. Él dice que no está recibiendo suficiente comida. La gente enferma no está siendo tratada y están cohabitando con los detenidos que están sanos”, relató la abogada sobre un centro de la costa este, que prefirió no nombrar.

La mayoría de los contagiados están en centros cercanos a Nueva York. En el centro de Buffalo, en el estado de Nueva York, se detectaron siete casos.

Casos se registran en más de 10 centros de detención

Según el balance, hay dos contagiados en la cárcel del condado de Bergen. Asimismo, siete en el centro de detención de Elizabeth.

Además, dos en la correccional del condado de Essex y cinco en la prisión del condado de Hudson.

Todos estos centros están en el estado de Nueva Jersey, que es adyacente a Nueva York y que es en parte un suburbio de la megalópolis.

Otro foco es el de las prisiones en Pensilvania, un estado de la costa este, también cercano a Nueva York. Allí se detectaron cinco casos en un correccional en Pike y otro en la cárcel del condado de York.

En este distrito más de una decena de detenidos con condiciones de salud de riesgo que los hace más vulnerables al COVID-19 solicitaron una liberación temporal y denunciaron un empeoramiento de las condiciones de reclusión.

“Los demandantes afirmaron que han pasado días sin ser reabastecidos de jabón, que en las cárceles personas sin síntomas de COVID-19 están alojadas con personas con síntomas y que no se les distribuyen mascarillas y desinfectante a los detenidos”, denunció la organización de derechos humanos ACLU.

El centro con más casos es el de San Diego, en California, con diez contagiados. También hay casos en Arizona y en Nuevo México. El resto de los casos están en Illinois, Louisiana, Georgia y Michigan. Además, el ICE indicó que hay un migrante que está ingresado en un hospital de Miami.

Denuncian situación

Varias organizaciones de derechos humanos y políticos demócratas han pedido que se libere a los detenidos con condiciones de riesgo.

La agencia, popularmente conocida por la comunidad extranjera como “la migra”, señaló que el 30 de marzo 600 detenidos fueron identificados como población vulnerable y que más de 160 han sido liberados.

En su balance, el ICE indicó que hay 19 empleados que trabajan directamente en las prisiones que están infectados.

[metroimage ids=”10-140560″ description=”” align=”center” imagesize=”large” design=”grid” link=”” target=”_self”]

*Con información de AFP.

Puede desuscribirse en cualquier momento haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.