El antes y el después de los efectos del coronavirus en Guatemala

El bullicio cotidiano ha sido sustituido por el canto de los pájaros. Las altas cargas vehiculares han mermado. El olor a incienso, corozo y aserrín durante esta Semana Santa no se perciben. No hay imágenes de miles de veraneantes en las playas. Así son los efectos del nuevo coronavirus en Guatemala.